Betanzos-Irmandiños en el XV, indignados en el XXI

|

El Ideal Gallego-2011-07-09-021-0bb0537c

  Reportaje de lucía tenreiro

feira franca  la ciudad revive el medievo

En el momento más crítico de la batalla, dos los alabarderos retrocedieron, chorreando de sudor, y uno de ellos, calientes los cascos. trató de volver al frente tras ceñirse la espada al cinto. El compañero, con la cabeza más fría, le paró los pies, y al final de la jornada solo hubo que lamentar heridos. Es la Revolta Irmandiña. Bienvenido, Señor de Andrade. Bienvenido al Medievo.


Un centenar de puestos y seis kilómetros de telas, más de trescientos escudos, estandartes y banderolas visten Betanzos de colores para celebrar la XIV Feira Franca, para rememorar con alboroto la época más gloriosa de  La Muy Noble, Real y Siempre Leal Ciudad de los Caballeros.
O Bó y Sancha Rodríguez se presentan almidonados, casi altaneros, con un séquito de lanceros cubriéndoles las espaldas, el “rexedor” García, el “pregoeiro” López, y toda la corporación entregada al pasado, con obispos, doncellas, frailes, mesoneras y bufones dispuestos a aparcar diferencias para revivir el esplendor de otros tiempos, y hasta compartir mesa y mantel con la masa campesina, con la resistencia “irmandiña” y hasta con el notario Xoán Branco. “Fóraaaaaa...”. El gentío, endemoniado, parece dispuesto a llegar con su ofensiva hasta las últimas consecuencias: “Morte ao conde... Morte ao Bó!”.
Entre danzas, las hostilidades de moros y cristianos y las luchas de clase, Xabier López se dirige a la ciudadanía para hacerla viajar al futuro, de la misma manera que Mark Twain “comprácese en contarnos coma un señor enxeñeiro da Colt, logo de levar un golpe na cabeza, retrocede séculos e séculos na roda dos tempos, ata chegar aos días nos que o fillo de Uther Pendragón quixo reinar dende un lugar chamado Cameliard ou Camelot...”. Y en el futuro de Xabier López, “xentes de Betanzos, das Mariñas, da Montaña, do Eume, da Ferrolterra, deste noso contraditorio país galego e de aínda más alá”, los hombres dedican horas a cultivar la amistad “perante unha placa luminosa e sibilante” y juegan al fútbol, “unha caste de xogo de pelota con moito predicamento nestas e noutras moitas terras”.
En la cima del Castro de Untia, ante los “ferrados” de trigo entregados a Andrade hace solo un par de minutos, quien escucha no da crédito a lo que cuenta aquel mensajero: “Sabede, poño por caso, que malia termos goberno de noso, hai gobernantes que pasan máis tempo entre o Xarama e o Guadarrama que por estes pagos; que aos irmandiños xa non se lles chama tal, senón indignados; que hai xente que fai gala de non saber nin querer falar esta lingua”.  
Aquel “voceiro” que avanzó en los siglos también les habla de un “patricio da riqueza” que “é cristián, e de Santander”. El “adivino cuya silueta advierten en lo alto del balcón, los conmueve con su visionado de un inhumano XXI: “As guerras seguen tinxindo de sangue as bandeiras e pendóns de boa parte do mundo”.
Pero, como cada mes de julio en Betanzos, “Carpe diem, amigos”. Arranca la Feira Franca.

El Ideal Gallego-2011-07-09-021-0bb0f134El Ideal Gallego-2011-07-09-021-0bb16720

Betanzos-Irmandiños en el XV, indignados en el XXI