Un estudio de la Universidade de A Coruña relaciona la crisis con el aumento de los suicidios

|

Un estudio del Grupo de Investigación MacroSalud, adscrito a la Facultad de Economía e Empresa de la Universidade da Coruña (UDC), cifra en 566 millones la pérdida en 2013, en términos de producción, por el aumento de suicidios, según informó ayer el rectorado.
En concreto, el trabajo vincula “el aumento que se ha producido en años recientes en las tasas de suicidio en España y determinadas variables que definen el ciclo de economía española”, según la nota de prensa.
El estudio, de los investigadores Berta Rivera, Bruno Casal y Luis Currais, también aproxima la pérdida que supuso estos fallecimientos en términos de pérdidas de producción para el conjunto de la sociedad española.
El trabajo de investigación está dentro de un macroproyecto financiado por el Ministerio de Economía, “del que forman parte investigadores expertos en el campo de la economía de la salud de diferentes universidades públicas españolas”.
Al respecto, la UDC señaló que los datos de los que partieron los investigadores apuntan a que “el ratio de suicidios en España en 2013 fue de 8,2 fallecidos por cada 100.000 habitantes”.
Además, indicó que “la incidencia de esta causa de muerte se concentra en personas jóvenes y de mediana edad”. Afirmó que “el 31% de los fallecidos en 2013 tenían entre 15 y 44 años”. Mientras, remarca que la muerte por suicidio se situó entre los años 2012 y 2013 por encima de los accidentes de tráfico.
Los principales resultados vinculan “de forma significativa”, remarcó la UDC, la relación entre suicidios y variables de ciclo económico. “Un aumento en la tasa de desempleo del 1% se relaciona con un aumento en 0,029 suicidios por cada 100.000 habitantes”, aseguró.
El estudio señala que “un aumento del 1% en la tasa de crecimiento del PIB genera una reducción de 0,08 suicidios por cada 100.000 habitantes”.
Sostiene también que en 2013 se perdieron, por esta causa de muerte, “un total de 38.038 años potenciales de vida laboral” y que, adaptado a las características del mercado de trabajo español, esto se traduce “en una pérdida de 566 millones de euros”.
Por otra parte, los investigadores de la UDC destacan en su informe “la importancia” de la pérdida de capital humano y “la necesidad de contar con políticas sociales focalizadas en los grupos de personas más vulnerables como los desempleados, así como programas de prevención del suicidio”.

Un estudio de la Universidade de A Coruña relaciona la crisis con el aumento de los suicidios