La consulta inicia su andadura en el Parlament pese al rechazo del Gobierno

GRA075 BARCELONA, 13/12/2013.- El presidente de la Generalitat y de CiU, Artur Mas, saluda al expresidente Jordi Pujol, en presencia de los dirigentes convergentes, Frances Homs (i), y Lluís María Corominas (d), a su llegada a la reuni&oacut
|

CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP registraron ayer en el Parlament la propuesta para pedir al Congreso las competencias para convocar la consulta, pese a que el Gobierno dejó de nuevo claro que “no hay nada que discutir ni negociar”.
Tras el pacto sellado el jueves en el Palau de la Generalitat entre el presidente catalán, Artur Mas, y dirigentes de CDC, UDC, ERC, ICV, EUiA y CUP, los partidos del acuerdo dieron un nuevo paso ayer al registrar en el Parlamento catalán una propuesta que previsiblemente se votará el 15 de enero y que se presentarán en el Congreso.
En forma de proposición de ley orgánica, el texto pide al Congreso que se delegue a la Generalitat, en virtud del artículo 150.2 de la Constitución, la competencia para “autorizar, convocar y celebrar un referéndum sobre el futuro político de Cataluña”.
Todo ello pese a que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, insistió ayer tras el Consejo de Ministros que “no hay nada que discutir ni que negociar” respecto a la consulta soberanista y apeló al respeto a la ley, especialmente a Artur Mas, a quien le pidió concretamente que “reflexione”.
La número dos del Ejecutivo central dijo que el Gobierno velará para que los catalanes se vean “lo menos perjudicados” posible por la iniciativa soberanista de la Generalitat y aseguró que, “por irresponsabilidades de otros gobiernos, lo que no va a hacer es perjudicar a los servicios públicos” que reciben los ciudadanos de Cataluña.
Sin mencionar directamente el debate catalán, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró que sólo desde la unión y en el barco que representa la UE se pueden sortear “las procelosas aguas de la historia” y hacer frente a un futuro que debe ser compartido entre todos.
Mientras, la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, explicó que ya trabaja en la preparación de diferentes aspectos técnicos y logísticos de la consulta soberanista, entre ellos la creación de un censo catalán.
Tras el pacto del jueves, las ejecutivas de UDC y CDC, por separado, validaron la consulta con doble pregunta, la primera sobre si quiere que Cataluña sea un Estado y, en caso afirmativo, una segunda sobre si este debe ser independiente.
Sin embargo, los dos socios de la federación de CiU lanzaron mensajes distintos en cuanto al sentido del voto, ya que los convergentes dejaron claro que apostarán por “sí” en las dos preguntas –iniciarán ya una campaña a principios de 2014–, mientras que los democristianos han subrayado que no decidirán su voto hasta que se convoque una consulta.

La consulta inicia su andadura en el Parlament pese al rechazo del Gobierno