En el séptimo aniversario, sin novedades ni solución para la Casa Gótica de los Vilousaz

10 octubre 2010 página 17 / 23 septiembre 2011 página 23 / 20 noviembre 2013 página 22 Betanzos.- Unos cincuenta vecinos protestan por el abandono de la Casa Gótica
|

Quienes lo vivieron nunca olvidarán el 2 de octubre de 2008. Aquella mañana, ni fría ni soleada, típica del otoño gallego, uno de los ejemplos más representativos de la riqueza arquitectónica del denominado Conjunto Histórico-Artístico de Betanzos, el mismo que figura en las guías como el inmueble más antiguo de la ciudad, apareció en el suelo, sobre el mismo terreno en el que es probable que todavía descansen, marcados en fucsia, algunos de los elementos de la fachada principal, de sillería y con una única puerta con arco conopial flanqueada por dos blasones con las armas de los Vilousaz. 
Transcurridos siete años, y ratificada, por parte de la Audiencia Provincial de A Coruña, la sentencia que absolvió al propietario de la Casa Gótica de un delito contra el patrimonio histórico, los vecinos siguen reclamando una solución para el “esperpento” del número 5 de A Cerca. 
El alcalde brigantino, Ramón García Vázquez, después de aclarar que el Consistorio no puede adquirir ese bien ni recibirlo de forma gratuita porque tiene que exigir que cumplan las obligaciones urbanísticas, anunció su intención de reanudar la vía administrativa, pero evitó establecer plazos o garantizar una salida para 2016. Los residentes, sin embargo, temen que, de no adoptar algún tipo de medida con carácter inmediato, los sucesos de 2008 puedan acabar relegándola a un segundo plano y que los más pequeños olviden que, hasta el siglo XXI, Betanzos contó con una vivienda del XV. 
Para empezar, la Casa Gótica ha sido condenada a desaparecer de algunas publicaciones y el indicativo turístico instalado por el consistorio al pie de la escalinata sobre la que se levanta tuvo que ser retirado porque daba lugar a equívoco a quienes atravesaban el arco de A Ponte Vella. 
Los betanceiros quieren saber si la el edificio es recuperable, ese edificio por cuya demolición se interesó, algo airado, el propio Manuel Fraga durante su última visita oficial a Betanzos.

En el séptimo aniversario, sin novedades ni solución para la Casa Gótica de los Vilousaz