Detenidos dos hombres por irrumpir a hachazos en una casa de A Silva

El Ideal Gallego-2016-10-21-008-e3a65a9f
|

Todavía no está claro qué pretendían entrando en una vivienda de A Silva de Arriba los dos hombres de 49 y 34 años que fueron detenidos la semana pasada por la Policía Nacional. Una testigo presencial, que vio la actuación policial, señala que la casa que ocupa el número 102 de la calle lleva abandonada mucho tiempo, así que sigue siendo una incógnita por qué uno de ellos empuñó un hacha para destrozar la puerta trasera del pequeño inmueble. Los agentes de la Policía Nacional los detuvieron como sospechosos de robo con fuerza, y lo cierto es que ambos sujetos cuentan en su haber con arrestos anteriores por delitos contra el patrimonio. 
Los hechos tuvieron lugar sobre las cinco y media de la tarde de ayer, según la testigo, que pudo contemplar la actividad policial durante su paseo diario por la zona. Pocos minutos antes, una llamada a la sala del 091 había advertido a las autoridades de la presencia sospechosa de los dos individuos, que trataban de saltar la tapia de piedra que rodea el patio trasero de la propiedad. 
El primer coche patrulla que llegó al lugar descubrió un solo sujeto en el exterior, pegado al muro, pero al ver el coche, el individuo disimuló. Cuando le preguntaron qué hacía allí, aseguró que solo daba un paseo. 
Pero los agentes observaron que había daños en el muro. Sobre todo, porque su parte superior estaba cubierta con una alambrada que aparecía rota. Como no medía más de un metro  noventa, pudieron asomarse al patio y descubrieron allí al compañero del sospechoso, que sostenía un hacha en sus manos enguantadas, delante de la puerta trasera, destrozada.

Selladas
Tras poner a los dos sospechosos bajo vigilancia, los agentes localizaron a un familiar de la dueña. “Era el hermano, pero les dijo que ya hacía mucho tiempo que no tenían nada allí, y que su hermana no venía nunca”, señaló la testigo. De hecho, tanto la ventana como la puerta principal que daba a la calle están selladas con cemento, lo que explica por qué los sujetos decidieron entrar por detrás.
La puerta de atrás también fue clausurada con cemento para impedir que el suceso se vuelva a repetir, pero los vecinos apuntan a que debían tratarse de okupas que querían instalarse en el lugar. De hecho, en A Silva no faltan viviendas pequeñas unifamiliares que se encuentran en estado de abandono. Se trata de un pequeño núcleo rural absorbido por el crecimiento urbanístico, enclaustrado entre O Ventorrillo y A Grela donde rara vez ocurren estos hechos. n

Detenidos dos hombres por irrumpir a hachazos en una casa de A Silva