Grigonis tumba sobre la bocina a un buen Leyma

Deporte Campeón-2013-10-05-025-8561cf9a
|

Cruel final para el Leyma Natura en el estreno liguero: una afortunadísima canasta a tablero de Marius Grigonis dio al Peñas Huesca la victoria en un partido muy nivelado, especialmente en la segunda parte.

La puesta en acción de los de Tito Díaz no podía hacer prever el desenlace. Bien armados en defensa y con Amondi Amoke y Jesús Castro como motores a ambos lados de la cancha, no tardaron en abrir hueco (8-15).
El Peñas sobrevivía gracias a los dos talones de Aquiles de los naranja: la transición ataque-defensa y el rebote defensivo. De los diez primeros puntos del Peñas, cuatro fueron en contraataque y otros cuatro tras rebañar el balón del aro visitante.
Pese a todo, el Leyma siguió a lo suyo. Bien atrás y con los cinco de pista involucrados en el ataque (a los siete minutos ya habían anotados todos los que salieron de inicio), aunque los locales empezaron a ver la luz gracias a Pierre Oriola. El pívot fue el que ‘mantuvo’ a los suyos cuando el Leyma arrancó en quinta el segundo acto. Dos mates consecutivos de Jason Cain y una canasta de Castro derivaron en la primer ventaja de dos dígitos (17-28). El Huesca estaba acusando los golpess. Un triple de Javi Lucas amplió la renta y un 2+1 de Sean Ogirri marcó la máxima del partido (21-36).
Pero fue sentarse Castro y venirse abajo el Leyma. El técnico local Quim Costa optó por enloquecer el partido. Y la velocidad mareó a los de Tito Díaz, que encajaron un parcial de 8-0, que se convirtió en 12-2 hasta el descanso (37-41).
El paso por vestuarios no arregló las cosas. Un triple de Lluís Costa y otro de Jorge Lafuente igualaron el partido, que navegó punto arriba-punto abajo hasta el final del tercer acto (58-56).
Pero otro parcial de 8-0 dio a los locales su máxima renta (68-61). La vuelta de Amoke resucitó al Leyma, que se colocó a dos (68-66) gracias a cinco puntos seguidos del ala-pívot. En la siguiente jugada, los árbitros, muy caserillos, señalaron a Mario Cabanas una delirante falta en ataque, cuando tenía la canasta casi hecha.
En un abrir y cerrar de ojos, el Huesca se fue de cinco (71-66), con poco más de 40 segundos en el reloj. Un triple de Lucas apretó de nuevo el baile, antes de que Jorge Romero tuviera la primera jugada (muy) afortunada del partido: su primer tiro libre entró tras tocar el canto del tablero.
Castro convirtió dos y Costa hizo lo propio (74-71) a cinco segundos del bocinazo. Haanpää empató con un triple imposible... pero demasiado rápido. En los tres segundos que restaban, el Leyma no hizo falta y Grigonis lanzó un dardo esquinado –y bien defendido– que el tablero convirtió en oro. 

Grigonis tumba sobre la bocina a un buen Leyma