La situación de Arteixo en el Consorcio mantiene paralizada la cesión del edificio del Ligal

Los empleados de Seaga utilizan el exterior del inmueble como zona de almacenaje y guardia | quintana
|

La situación planteada en el seno del Consorcio As Mariñas por la decisión de Arteixo de abandonar la entidad está provocando la paralización del proceso de cesión del edificio del Ligal (Laboratorio Interprofesional Galego de Análise de Leite), ubicado en el municipio de Bergondo.
El presidente y alcalde de Abegondo, José Antonio Santiso, señala que aunque ya se solicitó formalmente a la Xunta, en concreto a la Consellería de Medio Rural, para que se convierta en la sede de la entidad supramunicipal, no volverá a plantear la cuestión al Gobierno autonómico hasta que Arteixo se vaya de manera definitiva del ente.
Una cuestión esta que no se hará sin un debate, que se presume conflictivo. Santiso indicó el pasado lunes, día 14, que la salida del municipio arteixán no será efectiva hasta que abone la denominada cuota de separación.
Una cuota económica que, según diversas fuentes, superará en euros los siete dígitos y que el alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo, aunque no se ha pronunciado al respecto es bastante más que probable que no acepte. Es más, desde un principio ha reclamado que se disuelva el Consorcio y que se repartan las cargas entre todos los miembros, extremo este que se niegan a aceptar el resto de miembros.

Segunda vida
Y mientras la crisis entre Arteixo y el Consorcio no se soluciona, el edificio del Ligal esta “viviendo” por así decirlo una segunda vida. Empleados de la empresa Seaga, una sociedad mercantil pública autonómica vinculada a la realización de trabajos de índole forestal y agraria, utilizan parte como lugar de reposo, guardia y almacenaje de enseres.
No obstante, el propio inmueble continúa en franco deterioro.Las ventanas, puertas y mobiliario han ido desapareciendo paulatinamente ante, lo que parece, la indiferencia de todos.

La situación de Arteixo en el Consorcio mantiene paralizada la cesión del edificio del Ligal