La labor de la Fundación Jove podría resentirse sin el convenio de Rialta

El Ideal Gallego-2015-05-30-003-a0c8d498_1
|

Tras 22 años de estrecha colaboración, la Fundación Jove y la Universidad han roto el acuerdo que mantenían sobre el alojamiento de los estudiantes universitarios en la residencia Rialta. De hecho, ha sido la entidad académica la que, de forma unilateral, presentó en el último Consello de Goberno, la decisión de rescindir dicho acuerdo.
Esta decisión ha caído como un jarro de agua fría en la Fundación María José Jove, gestora y propietaria de la residencia. Hasta ahora, este convenio reportaba la entidad más de 230.000 euros anuales, que ésta invertía directamente en sus actividades sociales.
Aunque no ha habido una comunicación oficial por parte de la Universidad a la fundación, desde la entidad social temen que, de ser así, su actividad se resienta notablemente. Fuentes de la corporación social apuntan a que su trabajo podría verse afectado, no solo en el ámbito de A Coruña, sino en toda Galicia. Para la Fundación María José Jove, quedarse sin los fondos que inyectaba la Universidad podría suponer un importante perjuicio.  
Los responsables de ambas entidades se reunieron hace unos días. Un encuentro en el que los portavoces del Rectorado ya habrían comunicado a los de la Fundación su intención por rescindir el acuerdo de colaboración. Según explican fuentes de la entidad social, en esta reunión se habrían propuesto otras alternativas, además de opciones para renegociar las condiciones, pero al parecer, desde la Universidad se mantuvieron firmes en su intención y no contemplaron otras alternativas.
La relación con Rialta ya comenzó a decaer en el curso 2013-2014, cuando  desde el Rectorado se recortaron las plazas y las aportaciones de la Universidad en este alojamiento. El número de camas que se subvencionaron ese año cayeron en 35, pasado de las 175 plazas del año anterior, a las 140 de aquel curso.
Para este año, el acuerdo queda reducido a nada. Durante la sesión del Consello de Goberno del pasado jueves, el secretario xeral de la entidad, Carlos Amoedo, informó de que, de cara al próximo curso académico, la Universidad pondrá en marcha una nueva política de alojamiento universitario.
 Durante su intervención, Amoedo explicó que la transformación de la situación económico-financiera y la evolución de la demanda de alojamiento universitario, aconsejan complementar la gestión directa a través de residencia pública, solo existente en el caso del campus de Ferrol, con un modelo complementario de ayudas o becas directas a los estudiantes, para lo cual “é requisito eliminar o modelo de residencia concertada existente desde o ano 1993”, dijo.
Desde la Universidad siguen insistiendo en la necesidad de poner en marcha una residencia pública en A Coruña, como ya se hizo hace un par de años en Ferrol, pero desde la Xunta no llega el impulso definitivo. 

La labor de la Fundación Jove podría resentirse sin el convenio de Rialta