El Ayuntamiento anula la compra de cuatro de los seis pisos que adquirió

El Ideal Gallego-2019-04-12-005-0d6c836d
|

El Gobierno municipal aprobó la declaración de nulidad de otros dos pisos adquiridos a través del programa de compra de vivienda para alquiler social, lo que eleva a cuatro las propiedades que acaban de esta manera.

Esta decisión se produce después de que el Consello Consultivo dictaminase que tanto el piso comprado en el número 8 de la calle de la Fe como el del 62 de Almirante Mourelle no respetaban las bases del programa. El motivo en ambos casos es que el nombre de la persona que figuraba como titular en el registro de la propiedad no coincide con el de la que presentó la oferta, uno de los requisitos establecidos en las bases y que, según el Consultivo, pudo conllevar que otras personas no se presentasen al programa.

El Ayuntamiento pagó por el piso ubicado en Almirante Mourelle 51.680 euros, una cantidad ligeramente superior a la que abonó por el de Fe, que se compró por 51.480 euros.

Estas dos anulaciones se unen a otras dos anteriores, que son de los dos pisos adquiridos a un afín de la Marea por más de 145.000 euros en total. En estas propiedades los incumplimientos eran más numerosos y hacían referencia a aspectos técnicos como no contar con la superficie mínima o la cantidad mínima de ventanas hacia la vía pública, e incluso uno de ellos, el situado en la calle de Joaquín Martín Martínez, figuraba como oficina y no vivienda.

El Ayuntamiento reconoció que esta propiedad no se ajustaba en las bases del programa, pero trató de mantener el situado en la calle de Santander. Finalmente, los expedientes se remitieron al Consello Consultivo, que también señaló que en ambos casos se habían incumplido las bases y por ello debería decretarse la nulidad de las adquisiciones, trámite que ya se cumplió.

El quinto, a la espera
A las cuatro anulaciones ya confirmadas podría unirse otra próximamente, la del piso adquirido en la calle de la Barrera. Esta vivienda tampoco cumple con el requisito de contar con un número mínimo de ventanas que den hacia la vía pública, además de contar con una inspección desfavorable.

El expediente de este piso fue enviado por segunda vez al Consello Consultivo a finales del pasado mes de marzo al realizarse un nuevo informe desde la asesoría jurídica municipal. De esta manera, el programa de adquisición de pisos para alquiler social, la medida estrella del Ayuntamiento en materia de vivienda, podría acabar con solo una de las seis propiedades compradas destinadas a este fin. Además, queda por resolver lo que sucederá con el dinero pagado a los propietarios, que en algunos casos ya rechazaron la devolución.

El Ayuntamiento anula la compra de cuatro de los seis pisos que adquirió