Otro peldaño hacia la gloria

depor
|

El Deportivo de La Coruña, líder de Segunda, luchará este mediodía contra la euforia que ha generado su victoria en el clásico gallego ante el Celta de Vigo (2-3) y contra el efecto que ha logrado César Ferrando en el Elche, que llega a Riazor reanimado por el triunfo ante el Cartagena.

Los deportivistas dieron un paso enorme hacia el ascenso con los tres puntos cosechados en el estadio de Balaídos, donde se impusieron en la última jugada del partido, pero la plantilla evita pensar que su regreso a Primera está muy cerca y se centra en sumar la victoria ante el Elche para seguir avanzando hacia su objetivo final.

Los jugadores de José Luis Oltra han puesto un filtro a la euforia que se respira en el entorno conscientes de que tienen el ascenso en su mano, pero deben certificarlo en las nueve últimas jornadas de la temporada, en las que necesitan, como mínimo, tres o cuatro triunfos más para volver a la elite.

La meta estará más cerca si mantienen el ritmo esta jornada ante el Elche, la próxima semana frente al Almería y la siguiente ante el Real Valladolid, segundo clasificado, que ganó el pasado viernes al Villarreal B y mete presión a los blanquiazules, que no pueden relajarse.

Ante el Elche, el máximo responsable técnico del equipo, José Luis Oltra, tendrá que recomponer a su equipo por la baja de su máximo goleador, Iván Sánchez, “Riki”, que se lesionó en el clásico con el Celta, y deberá elegir entre el franco-tunecino Lassad Nouioui, que se recuperó a tiempo de un esguince de tobillo pero solo completó un entrenamiento, y Francisco Jiménez, “Xisco”.

Además de Riki, al que suple el asturiano Saúl Fernández en la lista de convocados, son baja por lesión el canario Aythami Artiles y Jesús Vázquez.

El Elche, por su parte, viaja a A Coruña convencido de que puede puntuar ante el Deportivo de La Coruña, aunque es consciente de la dificultad que entraña sorprender al líder de la categoría en su campo, donde solo ha cedido cinco puntos.

El entrenador César Ferrando, que no puede contar para este duelo con el exmadridista Miguel Palanca, Miguel Linares, Jorge Luque, Sergio Pelegrín, Cristóbal Márquez y Javier Carpio, ha trabajado durante la semana más como psicólogo que como técnico para convencer a sus jugadores de que se puede ganar en Riazor, como ya se hizo en Vigo, Alicante o Almería.

Con todo, en el vestuario del Elche se sabe que se tendrá que trabajar “a destajo” para, por lo menos, puntuar ante el equipo del ex ilicitano José Luis Oltra, “que no saldrá relajado pese a que tiene casi asegurado el ascenso directo”.

César Ferrando, que considera que sus jugadores no necesitan una motivación extra para afrontar este partido, ya que “Riazor es como Las Ventas o La Maestranza para los toreros”, asegura que si no se gana este compromiso “no pasará nada”, pero que, en caso de vencer, el equipo dará “un paso importante” para conseguir su objetivo.

El técnico, que recupera a jugadores importantes en su esquema de juego, como Sergio Mantecón o Edu Albacar, tendrá que variar el once que juegue de inicio con respecto al que lo hizo la semana pasada contra el Cartagena (2-1).

Lo que no ha desvelado Ferrando es si jugará con uno o dos delanteros. En el caso de decantarse por la primera opción, Kike Mateo jugaría por la izquierda, con Ángel y Nicki Bille en punta, y si lo hace por la segunda, el centrocampista Perico jugaría en banda y Mateo lo haría por detrás del ariete canario.

 

Otro peldaño hacia la gloria