Abad no alcanza a Liaño

El portero tinerfeño, realizando una parada durante el encuentro ante Unionistas | alfaquí
|

El portero Carlos Abad dejó su marca de imbatibilidad con el Deportivo en 543 minutos, una de las mejores de su equipo, que cedió el empate en Pontevedra (1-1) en el estadio de Pasaroón en la séptima jornada de Segunda B.

Unos números muy buenos, pero que se quedaron aún lejos de los que firmó Pacó Liaño con el Depor (681) al no encajar entre las jornadas 12 y 18 del curso 1993-94, con el Deportivo en Primera.

Primera jornada
El guardameta tinerfeño, una de las caras nuevas del Deportivo, no encajó goles entre el minuto 66 de la primera jornada, cuando le batió Candelas, del Salamanca, y el 69 de la séptima fecha del campeonato, momento en el que el Pontevedra empató en Pasarón con un tanto de Rufo.

Récord en dos cursos
La suya es la mejor marca del Deportivo desde los 571 minutos a los que llegó en la temporada 1993-94, entonces en Primera División, entre el gol que le metió el Atlético (2-1) a los 59 minuto de la jornada 32, hasta el final de ese curso, y que se alargó en los dos primeros partidos del curso siguiente hasta los 714 minutos.

De esa misma temporada es el récord de imbatibilidad del Deportivo en una misma campaña: 681 minutos, con siete jornadas seguidas sin recibir goles (entre la 12 y la 18), hasta que el Valencia (1-3) le marcó en la decimonovena fecha del curso.

La mejor marca de los últimos años la firmó el argentino Germán Lux en la temporada 2013-14, en Segunda División y, como ahora, con Fernando Vázquez como entrenador, tras haber dejado la portería a cero durante 451 minutos.

Lux comenzó la racha a los 78 minutos de la quinta jornada ante el Sporting de Gijón, que le marcó dos goles en El Molinón (2-0), hasta que le batió el Zaragoza (1-1) a los 79 de la décima.

En Segunda División, la mejor marca del Deportivo se remonta a la temporada 1939-40 con 558 minutos sin recibir goles.

Un equipo sólido
El técnico de Castrofeito siempre ha manifestado lo importante que es para él que sus equipos sean sólidos y con el cuadro blanquiazul, al que ya dirigió en la 2013-14, el último ascenso a Primera, ya lo demostró.

En ese curso, los coruñeses encajaron 29 goles y dejaron en varias ocasiones su portería a cero. Este curso en Segunda B, además de ser de solo haber encajado dos dianas en siete jornadas, apenas concede ocasiones a sus rivales. Además rentabiliza los tantos, seis dianas, 15 puntos.

Abad no alcanza a Liaño