Rachas de viento de 86 kilómetros por hora dejan un rosario de incidencias a lo largo de la jornada

|

El temporal que asoló ayer a la ciudad durante la jornada provocó diversas incidencias aunque no se registraron daños graves. El fuerte viento y los rayos fueron los principales protagonistas en una jornada en la que también apareció la lluvia.
A primera hora de la mañana las rachas de viento comenzaron a hacerse notar y provocaron la caída de iluminación navideña en As Conchiñas, aunque no se registraron daños personales. Una situación similar se produjo poco después de las seis de la tarde, cuando el mismo suceso en la calle Barcelona provocó contusiones a una mujer, que fue trasladada a un hospital. Además, fue necesario cortar el tráfico en las inmediaciones durante una hora aproximadamente.
El viento se dejó notar en más puntos de la ciudad, como en la calle de la Villa de Negreira. Aquí una piscina plegable vacía voló de una terraza de una vivienda hasta el tejado de otra cercana. Mientras, en la calle Real hubo problemas con un cartel y en el colegio Calasanz fue necesario asegurar la cubierta del polideportivo.

Todas estas incidencias fueron atendidas por los Bomberos, que por la tarde también acudieron a la avenida de Monelos por una caída de cascotes y a la ronda de Nelle para asegurar elementos de un edificio sin habitantes.
Ante la previsión de fuertes vientos y como es habitual, el Gobierno local cerró todos los parques y zonas verdes a partir de las doce del mediodía, además de suspender las actividades al aire libre en instalaciones deportivas.
Las estaciones meteorológicas registraron rachas de viento que alcanzaron máximas de 87 kilómetros por hora en punta Langosteira, de 86 en el Dique de Abrigo y de 72 kilómetros por hora en Bens. El aeropuerto de Alvedro también sufrió las inclemencias meteorológicas y un avión procedente de Madrid tuvo que regresar a la capital. Los pasajeros de este vuelo fueron reubicados en otro posterior.

Aparato eléctrico
El viento no fue el único protagonista de la jornada y por la tarde aparecieron los rayos que trajo la tormenta. Esta fue la causa de que la Torre de Hércules estuviese poco menos de una hora sin luz en el faro, aunque la actuación de los operarios permitió que a las siete de la tarde ya estuviese restablecida la normalidad.
La ciudad sufrió otras consecuencias debido al temporal de ayer. Por ejemplo, en zonas como Os Mallos, Os Pelamios, Campo da Estrada o San Amaro sufrieron apagones que dejaron hogares y calles sin iluminación.
Fuentes de Gas Natural Fenosa indicaron que se debió a una incidencia que sufrió el centro de transformación que está ubicado en Os Pelamios.
Además, los problemas también afectaron a los clientes de internet de la compañía R en varios puntos de la ciudad. Entre ellos estuvieron Monte Alto, la Ronda de Nelle o Cuatro Caminos y provocaron que sus usuarios estuviesen sin conexión durante parte de la tarde.
En cuanto a la circulación no se registraron más incidencias que el vuelco de un turismo en la Tercera Ronda, a la altura de Marineda City. El suceso se produjo a las 18.15 horas y se saldó sin ningún herido.

Rachas de viento de 86 kilómetros por hora dejan un rosario de incidencias a lo largo de la jornada