Padre Rubinos llega hasta las 750 comidas diarias, un 15% más de que cuando comenzó la crisis

el ideal gallego-2020-05-09-016-f4ed5ebc
|

La ola de contagios en las residencias de mayores ha ido remitiendo, .y algunos centros ya se pueden considerar libres del coronavirus. En el caso de la Real Institución Benéfico Social Padre Rubinos, que fue de las primeras en salir de la crisis en parte, gracias a la temprana adopción de medidas de confinamiento. Después del cumplimiento de la cuarentena, dos de los usuarios de su centro geriátrico han dado negativo en las pruebas. En cuanto al Centro Integrado de Atención Social, funcionan a pleno rendimiento, y creció en un 15% la entrega de comida en las últimas semanas, hasta llegar a la cifra de 750 comidas diarias.

Desde la dirección del centro consideran que ha sido posible superar lo peor de la crisis gracias a la labor del personal y de los servicios médicos, así como la cooperación de los propios usuarios. A pesar de todo, permanecen vigilantes a todas las medidas de prevención  distanciamiento. E incluso se han añadido otras nuevas.

Mamparas

Por ejemplo, se han instalado mamparas en las mesas de los comedores de ambos centros. De esta manera, la dirección espera que puedan sentarse a comer dos personas en cada mesa. Esto supone reducir a la mitad la capacidad de comedor, pero permitirá su uso, algo que hasta el momento no era posible. La comida es entregada lista para llevar a las afueras del centro, o es trasladada por voluntarios de Protección Civil, en el caso de que el interesado no pueda acudir a las dependencias de Padre Rubinos.

También se instalarán pantallas para medir al temperatura en el acceso a los centros (Residencia Geriátrica, Escuela Infantil y Centro Integrado de Atención Socia) y se sustituirán los fichajes de huella digital por reconocimiento facial.

Ayudas económicas

En el apartado de las ayudas económicas directas, se registraron más de 250 solicitudes desde el 15 de abril, de las que se han resuelto 90. Desde la dirección señalan que se trata de peticiones de muy diverso carácter, lo que implica un tratamiento individualizado por parte de las cuatro trabajadoras sociales con las que cuenta la institución y que se mantienen en contacto con los Servicios Sociales del Ayuntamiento, para evitar que se dupliquen las solicitudes..

Además, tanto Gadisa como Vegalsa Eroski entregan 30 vales semanales (con importes de entre 50 y 400 euros) para que sus titulares puedan comprar artículos de primera necesidad.  

Desde Padre Rubinos señalan que, a pesar de la merma en sus ingresos, la institución ha decidido no recurrir a un ERTE: “Ahora son momentos de esfuerzo y de sacrificio colectivo”.

Padre Rubinos llega hasta las 750 comidas diarias, un 15% más de que cuando comenzó la crisis