La dimisión de la anterior junta obliga a paralizar todas las gestiones en favor de los trabajadores

|

 La inesperada marcha de la junta directiva de artesanos el pasado martes obliga a paralizar las gestiones que se estaban realizando para solucionar de alguna manera la difícil situación de una entidad que este año cumplió los 165 de vida. El portavoz municipal de Esquerda Unida-Os Verdes, César Santiso, había propuesto al Ayuntamiento que negociase con la directiva para convertir las instalaciones de San Andrés en un centro cívico municipal, si bien se encontró con el primer desencuentro en el pasado pleno, en el que el gobierno local prometió que ayudaría pero en función de lo que pidiese la directiva de Artesanos. Tanto la negativa del Ayuntamiento a comprometerse del todo con un futuro centro cívico como la dimisión de la junta directiva dejan el proceso en el aire. Aún así, los trabajadores afirman que ayer mismo el exvicepresidente, José Luis Grandío, les aseguró que no tendrían “ningún problema” laboral y reconoció que tardarían en cobrar.

La dimisión de la anterior junta obliga a paralizar todas las gestiones en favor de los trabajadores