Los chóferes de bus proponen cambiar las paradas para evitar que aparquen coches

Algunas de las paradas de bus construidas durante este mandato están mal concebidas, según el comité de empresa de Tranvías | javier alborés
|

A la espera de que la Concejalía de Movilidad Sostenible comience a dar los primeros pasos para concretar el plan de transporte público que lleva anunciándose desde que comenzó el mandato, los propios chóferes consideran que no se está avanzando en mejorar el sistema, que entienden que tiene bastantes fallos. Uno de ellos es la configuración misma de las paradas de bus, que cuando incluye un espacio para que aparque el bus fuera del carril (lo que se denomina bahía) es sistemáticamente ocupada por conductores, generando gran cantidad de molestias a los viajeros. El presidente del comité de empresa de Tranvías, Alberto Couselo considera que es necesario remodelar la mayor parte de las paradas de bus que mantienen esta configuración y eliminar la bahía, como medio para acabar de una vez por todas con el estacionamiento irregular: “Sería una gran solución”.
“Hay algunas paradas que funcionan bien, como la de San Pedro de Mezonzo, pero otras, en cambio, están siempre ocupadas por vehículos”, señaló el portavoz de los chóferes. Por otro lado, las últimas paradas construidas por el actual Gobierno local en el centro de la ciudad agravan los problemas para estacionar de los conductores. Couselo pone como ejemplo de la Puerta Real o la nueva parada que se ha hecho en las cercanías del rectorado: “La dirección del autobús es contraria a la de la parada y entras con el morro hacia donde cierra la parada”. Pero fallos de concepción aparte, el sistema de bahías choca sobre todo con la falta de concienciación de los conductores coruñeses. 
El problema principal lo padecen las personas con dificultades de movilidad, como las que se desplazan en sillas de ruedas. “No se puede desplegar la rampa sobre la acera y si no llegan a la acera no puedes colocar la rampa”, denuncia. 
En noviembre del año pasado, durante la celebración de un Dillo ti, la concejala con competencias en Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, reconoció que no se había conseguido atajar el problema: “Estamos moi preocupados” y aseguraba que los técnicos estaban diseñando campañas de tráfico para combatirla aunque no se ha anunciado ninguna. 
Descenso en las sanciones 
Ya en octubre, la concejala aseguraba que se estaba sancionando “moi duro” a los infractores que aparcan frente a las marquesinas. Y defendía la labor del Cuerpo municipal a la hora de hacer cumplir la ley vial: “Está cumprindo non so a súa función, senón a doutros corpos”. Sin embargo, las cifras no parecen darle la razón: en 2016 se impusieron 1.209 multas por aparcar en paradas de bus y el año pasado fueron 968, lo que supone un descenso del 20%. 
Pero Couselo opina que, más que sancionar, habría que eliminar las bahías. Eso supondría que el tráfico tendría que detenerse hasta que los buses recogieran y dejaran a los viajeros para continuar su camino. Una idea que no agradaría los estresados conductores coruñeses. l

Los chóferes de bus proponen cambiar las paradas para evitar que aparquen coches