El Cristo del Amor se incorpora al paso de Nuestra Señora de las Angustias

el cristo del amor descansará el resto del año en el altar de nuestra señora de fátima patricia g. fraga
|

Si hay una cofradía que está más nerviosa que el resto en la ciudad, esa es la de Nuestra Señora de las Angustias porque este año pasearán una nueva imagen junto a su virgen. La del Santísimo Cristo del Amor, una creación de Rafael Beato y Bernardino Fernández que portarán nada más que cuatro costaleros.

La pareja de imagineros se inspiró en su taller de Alcalá de Henares en el modelo de José Capuz bajo las directrices de José Manuel Taboada. Por su parte, Begoña Espinós y Montserrat Romero se encargaron de policromarla. La imagen responde al momento en que Jesús permanece recostado sobre una peña del calvario. No podía ser otro, dice el asesor de la hermandad, José Díaz, porque la Virgen de las Angustias pide un Cristo yacente y “no nos pegaba un crucificado ni un Nazareno”.

Así es que la incorporación encabezará el viernes el paso gracias a la donación económica de una familia perteneciente a la parroquia. Lo hará en un soporte austero con cuatro angarillas que llevarán a la caída y rozando el asfalto. De esta forma, los devotos podrán contemplar el pequeño recorrido del Cristo antes de ser enterrado. En una procesión distinta porque es la única que se realiza en un barrio. Desde Novoa Santos, Ronda de Outeiro hasta tocar el muelle y regresar al templo donde llevan días rezando para que les acompañe el buen tiempo.

Sin embargo, el Santísimo Cristo del Amor no será la única novedad del viernes. Junto a él, circulará por primera vez un estandarte diseñado por la coruñesa Loly de la Torre con un fondo aterciopelado que responde a la tonalidad de la Piedad y que contrasta con el dorado de los bordados. La composición tiene en el medio una virgen pintada al óleo y sobre un lienzo con una biznaga de jazmines, que representan a la ciudad de Málaga –donde ella vive– y a las mujeres, porque en esta parte del mapa existe la tradición de que las parejas se regalen ramitos de esta flor tan peculiar. En el reverso, los bordados hacen referencia al primer año en que la cofradía procesionó en 2008 cuando el párroco Manuel Allo atendió a las peticiones de los parroquianos que le reclamaban una procesión cerca de sus casas. Además, en un relicario están impresas los nombres del cura y la junta directiva y también los de la familia donante.

Los 220 cofrades esperan poder levantar los 868 kilos que pesa la Virgen en su plataforma y los 60 del Santísimo Cristo del Amor en un paso donde habrá más mujeres que hombres y no faltarán los niños. Ellos portarán albas y cirios cortos y los monaguillos turiferarios le pondrán olor a incienso. A una cita religiosa que saldrá a las 20.00 horas de Nuestra Señora de Fátima. En ese momento, 44 costaleros mecerán a la virgen en el momento de más angustia y pena.

El Cristo del Amor se incorpora al paso de Nuestra Señora de las Angustias