Feijóo admite que habla con Urkullu “con frecuencia” pero que las elecciones no están en su agenda

Los gallegos y los vascos estaban llamados a las urnas el pasado 5 de abril, pero la cita se suspendió por la pandemia | AEC
|

El presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, admitió que habla “con cierta frecuencia” con el lehendakari, Iñigo Urkullu, sobre la evolución de la pandemia del coronavirus y la desescalada en Galicia y en Euskadi, pero reiteró que una nueva convocatoria de las elecciones “no forma parte” de la agenda de la Xunta.

Así se expresó el mandatario gallego en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consello, en la misma jornada en la que su homólogo vasco decía que barajaba convocar los comicios en julio, los domingos 5 o 12. 

Tanto en Euskadi como en Galicia, los ciudadanos estaban llamados a las urnas para el pasado 5 de abril, pero se acordó su aplazamiento por la crisis provocada por la pandemia de Covid-19.

En este contexto, y al ser preguntado al respecto, el presidente de la Xunta admitió que la legislatura “está a punto de ser agotada” en Galicia –en septiembre se cumplen cuatro años de los comicios de 2016–. “Pero las elecciones, vuelvo a reiterar, no forman parte de la agenda del Gobierno”, insistió Núñez Feijóo.

Aunque no avanzó sobre si romperá la costumbre de que gallegos y vascos acudan a las urnas el mismo día, lo cual ocurre desde el 2009, vinculó la nueva fecha a la desactivación del estado de alarma por parte del Ejecutivo y “a la evolución y la previsión” de la pandemia de la Covid-19.

“Y como estos dos parámetros no dependen directamente del Gobierno de la Xunta de Galicia, el Gobierno de la Xunta de Galicia lo único que puede hacer es ser prudente y no especular”,  continuó el presidente de la Xunta. 

No obstante, sí ha admitido que habla con el lehendakari “con cierta frecuencia sobre los temas de la pandemia” y las distintas medidas implementadas por Euskadi. En este mismo sentido, y aunque lo desligó de otra posible convocatoria electoral conjunta, Feijóo señaló que ambas comunidades se parecen “bastante” a la hora de entender y tratar “la pandemia y también la desescalada”.

Urkullu precisó que “el riesgo de contagio puede estar en sus tasas más bajas en el mes de julio”, pero reconoció que el inicio del otoño podría coincidir “con un rebrote de la epidemia y, en ningún caso”, se contará todavía con una vacuna contra el Covid-19. Para el lehendakari, “esta previsión aconseja estudiar la opción de una convocatoria electoral en el mes de julio” en Euskadi.

Sobre este mismo punto, no obstante, Feijóo se mostró cauto y volvió a responder que las elecciones gallegas, que hay que celebrar “sí o sí”, dependerán de cómo evolucione la crisis a en Galicia.

Reorientación en el PPdeG
A la espera de los pasos que pueda dar Feijóo, en el PPdeG existen dos visiones acerca de cuál sería la nueva fecha más propicia. Y es que, si bien a principios de esta semana prácticamente todas las voces veían de forma unánime que “no tocaba” hablar de unos comicios que “acaban de suspenderse”, tras conocer la intención de Urkullu son muchas las impresiones que han cambiado.

Así, algunas fuentes de la dirección mantienen que es “muy precipitado” hablar de elecciones y argumentan que la situación no se habrá “normalizado completamente” hasta agosto, mientras que otras sostienen que Feijóo tiene margen para “compaginar” su discurso de que “ahora mismo no piensa en los comicios” con su celebración en julio.

Internamente está extendida la visión de que la gestión de la crisis le refuerza frente a un PSOE que sale “más debilitado”.

Feijóo admite que habla con Urkullu “con frecuencia” pero que las elecciones no están en su agenda