El riesgo para San Agustín fuerza a los placeros a apoyar que se paren las obras

El Ideal Gallego-2015-08-12-003-1d8d56b7
|

La negativa a la suspensión de las obras de reforma del mercado de San Agustín flotaba en el ambiente a primera hora de la mañana de ayer. Sin embargo el argumentario expuesto por el concejal de Emprego e Economía Social, Alberto Lema, sobre la peligrosidad para el inmueble de continuar con el proyecto logró convencer a los placeros de la necesidad de paralizar las actuaciones previstas de forma definitiva. En cualquier caso, el colectivo demanda que se depuren responsabilidades por un plan que superó numerosas revisiones sin contar con un mínimo de seguridad. Asimismo, desde los distintos mercados se muestran escépticos con las decisiones del gobierno municipal.
El malestar surgido tras el anuncio de la retirada de unos presupuestos para la segunda y tercera fase de la rehabilitación de San Agustín por parte de Alberto Lema ha dado paso a las explicaciones. El edil acudió ayer a visitar a los placeros para comentarles que el recorte no responde a un capricho sino que se debe a “un informe realizado por un técnico municipal que desaconsella seguir adiante coas obras e paralizar as que están en curso”. 
Según el documento, los trabajos de la segunda fase “non tiñan resoltas as condicións de accesibilidade do proxecto de hostalería no primeiro andar”. Igualmente, se encontró sin sentido la ubicación prevista para los vestuarios. 
No obstante, lo que hizo que los comerciantes apoyasen “por maioría e sen ningún voto en contra” descartar el proyecto existente fue la advertencia de que hay un peligro real para el inmueble, para los puestos e incluso para las personas. 
“Se nos comunicó que hay fallos grandes en la estructura y que por seguridad es mejor no continuar porque es peligroso para el edificio”, subrayaron los empresarios. Se les aclaró que “aparecen nuevas cotas y mediciones que no estaban contempladas ni registradas en la documentación” ligada al plan, por lo que las variaciones lo cambian todo. De hecho, incluso hay algunos problemas que tendrán que ser “reparados ahora” para evitar un mayor deterioro. 
Sin más margen de maniobra los placeros atendieron a las recomendaciones, si bien aseguran estar molestos porque no entienden como la idea contratada a un arquitecto externo por parte del anterior gobierno “pasó todos los filtros sin problema”. 
“¿Qué habría pasado si el Partido Popular siguiese en María Pita”, se preguntan, y por ello, ayer mismo –en un debate no falto de situaciones tensas– demandaron a Lema que “depure responsabilidades dentro del Ayuntamiento” y que incluso busquen una compensación por parte de la empresa redactora. En este caso, no hubo promesas.

firmas y peticiones
Respecto al mercado, exigen que al menos por “simetría” y por imagen se reforme la segunda isleta de la fruta. Al hilo de los compromisos de Lema para promocionar San Agustín y sacar los puestos vacíos a concurso en este mandato, le reclamaron que “lo ponga por escrito” para evitar dobles interpretaciones y malentendidos.
A nivel general, la mayoría de placeros coruñeses advirtieron de que, pese a retrasar sus protestas, el edil tendrá que solventar el enfado y las demandas sin fecha ni respuesta acumuladas tras varios mandatos.

El riesgo para San Agustín fuerza a los placeros a apoyar que se paren las obras