A por el primer milagro

marchena se encargarã¡ de cubrir las complicadas entradas de cristiano ronaldo efe
|

Riazor se viste esta noche con sus mejores galas para recibir al Real Madrid. Aunque el rival no está en la misma situación que en las dos últimas temporadas, por cuanto su diferencia con el Barcelona es casi insalvable ¿no pensarán los blancos lo mismo que los blanquiazules? Mientras hay vida hay esperanza.

Aunque es rotundamente cierto que Mourinho busca la décima Copa de Europa merengue para despedirse como un fenómeno de la historia del club no hay que olvidar la plantilla a la que se enfrenta al Depor.

En la situación actual, con el Madrid al 70% en Liga el Deportivo debe dar el 150%. Es así de sencillo. A tenor de cómo están las cosas, o los jugadores dan el tope de rendimiento, generosidad en el esfuerzo que dicen algunos, o lo lleva más claro que el blanco del rival.

Vázquez tiene el equipo en mente, busca la mejor opción para esta noche y es posible que apueste por un fútbol más creativo, sobre todo en el medio del campo, pero por encima de planteamientos hay algo que debe acompañar, la actitud, el alma, y para eso Riazor estará hoy con el equipo.

 

buscando la fórmula

Durante la semana se ha trabajado buscando las fórmulas, con posibles relevos en la defensa, con una forma de frenar al Madrid jugando por el corazón del mediocampo, con ensayos en ataque... Pero la realidad de la clasificación y, sobre todo, los nombres del rival, dan pavor. Cuando se dice ‘necesitamos ocho victorias’ con tres en el casillero, como decía el anuncio, “me siento seguro”. Y como diría un castizo, que siempre se adapta mejor al guión, ‘eche o que hay’. No se debe ni se puede pensar más adelante que las ocho de esta tarde y el primer grito de guerra en Riazor.

Esas ocho victorias son ocho milagros, el de hoy, el primero, será el más difícil de largo, porque perder en el Camp Nou es lógico, pero ¿cuántas veces ha ganado el Real Madrid en Riazor en los últimos veinte años? Una. ¿Cuántas Raúl o Guti en su carrera? Ésa. ¿Cuántas veces ha salido el Madrid colorado de A Coruña? La remontada de Bebeto, El 4-0 a Floro, el 5-2 a Del Bosque, Capello no fue capaz, Mourinho tampoco...

Aquí juega la historia del Deportivo, la del Madrid, y la propia historia del partido. Es apelar a la épica, pero en estas situaciones se necesitan algunos valores no escritos, recuperar momentos mágicos, porque es cierto que se puede ganar al Madrid aunque tenga una constelación de estrellas. Se hizo antes, en momentos complicados, en otros más ‘ligth’ y cuando el Deportivo jugaba por la cabeza de la tabla y no por los pies.

Por otra parte, es que no queda otra.

¿Va a ir el deportivismo a Riazor con las orejas bajas, ceño fruncido y mirando al suelo? No, más bien todo lo contrario. Los encuentros de casa son la clave y, si hay un estadio donde el Madrid puede caer ése está al lado de la playa coruñesa.

Además el Deportivo cuenta con varias armas no convencionales, que se usan sólo en caso de emergencia, y que se han comenzado a desplegar de manera estratégica días antes.

 

todo ayuda

Por aquí no creemos en las meigas, pero haberlas hailas. También es muy posible que esta semana, comenzando por la familia de muchos trabajadores del club, se hayan puesto velas a Santos de nuestro panteón norte-sur, desde San Andrés de Teixido a San Ramón de Bealo.

No dejemos de lado la superstición, a A Coruña (provincia entera) no llegará ni un solo vampiro desde Transilvania por el número de ajos desplegados antes de la visita del Real Madrid.

Lo de las bruxas es para avisar al rival de las intenciones, lo de los Santos para quitar el meigallo de los goles encajados, lo de los ajos porque toca suerte. Toca ya mucha suerte.

La otra arma es Riazor, donde el equipo cree más y se hace más fuerte. Donde ha sacado sus únicos triunfos. Todo ello ha de sumar hasta el 150%, entendiendo que los futbolistas han de estar al 100% (como mínimo exigible). Lo mejor de estos choques es que motivan por sí solos y es bueno que todo sume porque será un partido extremo.

Todo está preparado, conjurado, para que esta tarde noche tan fría sea caliente en las gradas y en el campo. Entre todo el deportivismo, con el protagonismo de la hinchada de Riazor, se intentará obrar el primero de los ocho milagros que tiene que conseguir el equipo coruñés. Sin duda el más complicado.

 

A por el primer milagro