La izquierda de Portugal llega a un acuerdo para derribar al Gobierno de Passos Coelho

|

El partido comunista de Portugal (PCP) anunció ayer que ha llegado a un acuerdo con los socialistas para la formación de un “Gobierno del PS, la presentación del programa, sus funciones y para la adopción de una política que asegure una solución duradera”.
En un comunicado, los comunistas dicen que están a la espera de que los socialistas escojan una fecha para anunciar el acuerdo, según publicó el periódico luso “Jornal de Noticias”.
Parece así haberse despejado la duda que, en los últimos días, se cernía sobre la vida política nacional. El Bloque de Izquierda ya había admitido que, por su parte, ya se daban las condiciones para un entendimiento de la izquierda.
“El PCP hace hincapié en la importancia de no permitir la continuidad en el cargo del Gobierno actual y reafirma su propósito de presentar una moción rechazando su programa”, se pueden leer también en el comunicado.
Los socialistas habían afirmado que pueden formar un Gobierno respaldado por una mayoría de izquierdas que respete las normas presupuestarías que se han propuesto desde Europa. Pero los otros dos partidos de izquierda, especialmente los comunistas, habían conversado sobre el rechazo de los límites que ha impuesto Bruselas y confirmado que existen diferencias ideológicas que dificultaban la creación de un acuerdo entre las fuerzas de izquierda. 
Por su parte, Pedro Passos Coelho aclaró que no dimitirá como líder del Partido Social Demócrata (PSD) en caso de que su Gobierno sea reprobado la próxima semana y apuntó que seguirá asumiendo sus “responsabilidades” también en la oposición.

prueba de fuego
La coalición conservadora que encabeza Passos Coelho afronta la próxima semana una prueba de fuego en el Parlamento, que previsiblemente votará una moción en contra del programa de Gobierno. El éxito de esta moción, impulsada por la oposición, supondría la caída inmediata del Ejecutivo.
En declaraciones a los periodistas durante la Asamblea de la República, Pedro Passos Coelho afirmó que seguirá “donde sea preciso”. “No dejaré de asumir mis responsabilidades”, añadió, al confirmar que se mantendrá al frente del PSD tanto en el Gobierno – “el lugar natural para quien gana las elecciones”– como en la oposición.
No obstante, Passos Coelho no quiso “anticipar” lo que puede ocurrir la próxima semana y apeló a un “ejercicio de humildad y responsabilidad” por parte de los diputados. El primer ministro recordó que el programa de Gobierno presentado por su coalición incluye propuestas del principal grupo opositor, el Partido Socialista.
Desde las elecciones legislativas del 4 de octubre, Portugal vive sumido en una incertidumbre política marcada por la polarización entre los distintos bloques. Por un lado están el PSD y sus socios de coalición, Centro Democrático Social (CDS), y, por el otro, una alianza de izquierdas liderada por los socialistas.

intención de voto
Un sondeo difundido ayer por “Expresso” refleja que el bloque gobernante ha subido 2,2 puntos en intención de voto desde los comicios, hasta situarse en el 40,8 por ciento. El Partido Socialista mejora una décima, hasta el 32,5 por ciento, mientras que comunistas y Bloque de Izquierdas caen tres y dos décimas, respectivamente.
En cuanto a líderes, el socialista António Costa se sitúa como el mejor valorado con un nivel de apoyo del 35,4 por ciento. Passos Coelho figura tercero –por detrás de su socio Paulo Portas–, con un 33,6 por ciento. 

La izquierda de Portugal llega a un acuerdo para derribar al Gobierno de Passos Coelho