Martiño Noriega comunica su renuncia a continuar como número dos de Anova

19 julio 2012 página 26 SANTIAGO DE COMPOSTELA (A CORUÑA), 14/07/2012.- El líder de Encontro Irmandiño, Xosé Manuel Beiras (d), junto al alcalde de Teo, Martiño Noriega (i), durante la constitución de la nu
|

El alcalde de Teo, Martiño Noriega, comunicó ayer su renuncia a seguir ejerciendo como coordinador nacional de Anova con el mensaje de que “las energías son limitadas” y el aviso de que abandonar las “responsabilidades partidarias de primera línea” no significa dejar de pelear.
“Y hoy más que nunca”, dijo en el escrito dirigido a sus compañeros, en el que remarcó que su compromiso está con Anova, con la coalición Alternativa Galega de Esquerda (AGE), con su Ayuntamiento y con la lucha social por “una Galicia más justa y dueña de sí misma”.
El portavoz de AGE y líder de Anova, Xosé Manuel Beiras, no puso impedimento alguno el pasado jueves a la marcha de Noriega como su número dos, indicó que es una persona de 38 años que “no tiene que estar atrapado por la política” y entendió que ante circunstancias concretas piense que si no puede hacer lo que le gustaría, mejor un parón.
Al término de la asamblea del día 14 de este mes, Noriega comunicó a sus compañeros esta posibilidad, y estos días hizo lo mismo con su “hermano”, el “fundador” de Anova y de AGE, Xosé Manuel Beiras, a quien agradeció el apoyo y la confianza, así como su colaboración.
En un documento enviado al Consello Nacional y que Martiño Noriega colgó en las redes sociales, el regidor teense apunta que “abrir nuevos caminos para pasar en ocasiones por los mismos lugares no deja de ser consecuencia del período histórico que nos tocó vivir, aquel en el que cohabitamos con el ruido que dejan los monstruos que emergen cuando lo nuevo no acaba de nacer y lo viejo se resiste a morir”.

en mar abierto
Rememora como después de una militancia de 18 años en el BNG, comenzó hace dos otra travesía “en mar abierto” con miles de personas que defienden nuevas maneras en la representación y en el trabajo político en un contexto de una mayoría social agredida, huérfana de herramientas políticas.
En este camino, hace seis meses decidió asumir el trabajo del área de coordinación de Anova, después de obtener una confianza absoluta en un proceso de listas abiertas, al ser el candidato más votado.
“Esa confianza fue un mandato para aceptar la encomienda”, sostiene, y así la asumió, consciente de los “costes personales” y de su “alergia” al trabajo partidario clásico y a la imposición de las “viejas maneras”.
Todo ocurrió “apremiado por la necesidad de un proyecto colectivo por construir” y esa misma responsabilidad es la que lo llevó ayer a anunciar su marcha y su renuncia a formar parte de la permanente de Anova.
Noriega explica que quiere “economizar” sus energías, encaminarlas hacia un trabajo “colectivo directo” en defensa de la mayoría social “agredida” allí donde se le precise.

Martiño Noriega comunica su renuncia a continuar como número dos de Anova