Una investigadora asegura que el Yeti es una mezcla entre un homínido y una mujer

|

Una revista estadounidense poco relevante en el ámbito científico llamada “DeNovo Scientific Journal”, publicó un artículo que asegura el Yeti existe y es uno de los descendientes de la relación que mantuvieron alguna especie de homínido y la hembra de homo sapiens hace unos 15.000 años.

La investigación, que firma la doctora Melba S.Ketchum, asegura que existen varias pruebas que confirman la existencia del Abominable Hombre de las Nieves. La científica considera que los indicios que posee demuestran que la legendaria criatura “es un híbrido resultado del apareamiento entre machos de una especie de homínidos desconocidos y homo sapiens femeninas”.

Aunque la comunidad científica es reacia a creer en este estudio, el equipo de Ketchum consiguió publicar su investigación en “DeNovo Scientific Journal”, una revista de escasa relevancia ya que fue creada especialmente para dar luz a esta teoría.

El trabajo recoge 1.110 muestras de pelos, sangre y restos de supuestos Yetis de diferentes partes del mundo. Según Benjamin Radford, editor adjunto de la revista científica “Skeptical Inquirer”, señala como posible interpretación que las muestras estén contaminadas por la poca pericia forense de los recolectores de pruebas.

 

un estudio de oxford

En mayo de 2012 un equipo de la Universidad de Oxford y de la Universidad de Lausana también anunciaron el inicio de un estudio que incluía pruebas genéticas para probar la existencia del Yeti. Para lograrlo, los expertos de la universidad británica también recogieron restos orgánicos que podrían pertenecer a la criatura, en lugares en los que algunos excursionistas han asegurado haberlo visto.

Según ha indicado uno de los autores, Bryan Sykes, la idea de este trabajo surgió a raíz de “los numerosos informes engañosos y excéntricos que existían” acerca del fenómeno del Yeti. “Decidimos dar al caso un enfoque sistemático y utilizar los últimos avances en las pruebas genéticas”, indicó.

Desde 1951, las noticias de posibles apariciones del Bigfoot no han dejado de surgir en diferentes partes del mundo. También crecieron los estudios sobre su existencia, y hasta este momento todos apuntaban a que el origen de este ser era totalmente humano.

 

Una investigadora asegura que el Yeti es una mezcla entre un homínido y una mujer