El alcalde promete estudiar las ideas de los placeros sobre la norma de mercados

El Ideal Gallego-2016-03-29-009-be877d52_1
|

El alcalde, Xulio Ferreiro, y el concejal de Empleo y Economía Social, Alberto Lema, recibieron ayer a las cinco asociaciones de placeros integradas en la Federación Galega de Prazas de Abastos (Fepragal) para analizar los puntos conflictivos que impidieron sacar adelante la nueva ordenanza de mercados en el pleno. En un encuentro en el que también participaron representantes de Santa Lucía, los representantes municipales se comprometieron a estudiar las propuestas de cambios en el articulado de los vendedores pero sin aclarar si se retomará la confección de la norma.
Las asociaciones de comerciantes de la Plaza de Lugo, San Agustín, Monte Alto, As Conchiñas y En Defensa del Mercado de Elviña pidieron una audiencia con el alcalde tras el pleno municipal del pasado 11 de febrero. A pesar de la urgencia del asunto, el Gobierno local marcó la cita para el pasado 14 de marzo y, tras una primera cancelación, ayer Xulio Ferreiro atendió a las asociaciones mayoritarias para escuchar sus reivindicaciones. 
“Nos han asegurado que van a estudiar nuestras propuestas para la ordenanza”, destacaron ayer fuentes de las entidades. Sin embargo, nadie salió del encuentro sabiendo si se recuperará el proyecto o se seguirá trabajando para sacar a subasta los puestos vacíos sin contar con esa base.
Según el colectivo de vendedores, los puntos de fricción a tener en cuenta son fundamentalmente tres. El principal es que, al igual que desde el Ayuntamiento estaba previsto facilitar concesiones gratuitas a los vendedores ambulantes, se pide que se trate de igual manera a aquellos concesionarios cuyas adjudicaciones terminan en solo unos años.  
En este contexto, se entró en el debate del derecho de tanteo sobre el puesto que ocupa cada placero cuando se terminen los años por los que lo tenía reservado. Con la nueva normativa este desaparecería, algo que no ven justo los empresarios. 
En el transcurso de la conversación –a ratos distendida, a ratos tensa– los placeros sí mostraron su apoyo a “cambiar el sentido y la orientación de los puestos libres para ofrecer otro tipo de servicios y mayor oferta” a los compradores que acuden a estos espacios. Además, pidieron el reparto de actividades.

El alcalde promete estudiar las ideas de los placeros sobre la norma de mercados