Febrero sorprende a los coruñeses con temperaturas primaverales

Los coruñeses aprovecharon las buenas temperaturas para caminar por el Paseo Marítimo | quintana
|

Después de un fin de año encadenando fuertes temporales y un inicio de 2020 frío y lluvioso, la llegada del mes de febrero sorprendió a los coruñeses con una meteorología más que favorable. Los termómetros rozaron ayer los 22 grados en la ciudad –21,9 marcaron los registros en la estación que MeteoGalicia tiene en el dique de abrigo–, lo que supone la segunda temperatura más alta en un mes como este desde que la agencia gallega tiene registros, esto es desde 2007.

Curiosamente, fue hace un año cuando se produjo el anterior record: el 26 de febrero de 2019 la ciudad alcanzaba los 22,7 grados. La anterior máxima eran los 21 que marcaban los termómetros el 7 de febrero de 2008.

El sorprendente anticiclón cogió por sorpresa a los coruñeses, que no dudaron en intentar aprovechar los rayos de sol. Así, se pudo ver a muchos vecinos en bañador en la playa de Riazor, a gente paseando en manga corta o terrazas haciendo su particular agosto en el mes de febrero.

Ya el domingo fue también un día muy cálido, en el que la temperatura se quedó el 20,9 grados. Con todo, la jornada dominical también marcó un nuevo registro para la historia meteorológica de A Coruña: según las estadísticas de la Aemet, que se remontan hasta inicios del siglo XX, la mínima de 16,1 grados que hubo en la ciudad durante el domingo fue la más alta de ningún otro mes de febrero de la serie histórica, un dato que superaba así los 15,8 del año 1958. También en lo que se refiere a las medias habituales se observa lo inédito de la situación. Y es que si en febrero –entre 1981 y 2010– la media de las máximas se coloca algo por debajo de los 14 grados y la de las mínimas cerca de los diez, estos primeros días de febrero están superando con mucho la normalidad estadística.

Es el aire del sur el que está dejando este panorama más propio de la primavera –e incluso de días de verano– en A Coruña en este inicio de febrero, ya que su presencia, según los meteorólogos está alejando las borrascas de la ciudad y, a la vez, trayendo vientos más cálidos de lo acostumbrado.

Sin embargo, la situación no tardará mucho en desaparecer. Si bien el sol seguirá predominando en el cielo hasta el viernes –el sábado ya se prevén chubascos–, las temperaturas ya se moderarán para quedarse en valores más normales para la época.

Febrero sorprende a los coruñeses con temperaturas primaverales