Continúa la huelga de los vigilantes en El Prat tras fracasar las negociaciones

Las aglomeraciones en el aeropuerto de El Prat fueron intermitentes, y se produjeron especialmente en las primeras horas del día | Quique García (efe)
|

La reunión mantenida ayer durante más de nueve horas entre los representantes de Eulen, la compañía que gestiona la seguridad en el aeropuerto de El Prat, y del comité de huelga, concluyó sin que ambas partes alcanzasen a un acuerdo, pese a que la empresa llegó a ofrecer un aumento salarial de 155 euros al mes.
Según Juan Carlos Giménez, el portavoz del comité de huelga, la empresa hizo una oferta de última hora que incrementa en 155 euros el salario de los trabajadores, pero no la aceptaron puesto que aún dista mucho de los 350 euros de aumento que solicitan.
Eulen valoró, en un comunicado, que tras la reunión de ayer “se ha avanzado bastante en los aspectos sociales y organizativos” y que respecto a las solicitudes económicas “la compañía ha ofrecido un incremento medio del 7,70%”. Pese a la falta de acuerdo al final de la jornada, ambas partes se emplazaron a continuar hoy las negociaciones en el Departamento de Trabajo de la Generalitat, que actúa como mediador, mientras que el aeropuerto vivirá una nueva jornada de paros parciales.
Hoy y los días 11 y 13 habrá nuevos paros parciales y, de no alcanzarse un acuerdo, a partir del día 14 la plantilla intensificará su protesta y llevará a cabo una huelga indefinida de 24 horas. El comité de huelga se levantó ayer hacia las 17.00 horas de la mesa de negociaciones, después de que la empresa hiciera una oferta inicial para complementar los salarios de los empleados de seguridad en unos 45 euros mensuales, al considerar que las posiciones estaban todavía “a años luz”.

Refuerzo
La compañía ofreció incrementar en 21 personas el contingente de trabajadores para reforzar los tres turnos de mañana tarde y noche en El Prat, lejos del centenar que reclaman los representantes del comité de huelga. Cuando los representantes de los trabajadores habían dado ya por concluida la reunión y esperaban firmar el acta sin acuerdo, los mediadores les solicitaron que esperaran a una oferta de última hora de Eulen. Tras una espera de más de tres horas en la que la compañía estaba “haciendo números”, según les indicaron, llegó la nueva oferta de Eulen, que mejoraba sustancialmente los incrementos ofrecidos, pero el comité de huelga la consideró insuficiente.
En el aeropuerto barcelonés, los trabajadores mantuvieron ayer su segunda jornada de paros parciales de una hora, después de la que llevaron a cabo el pasado viernes día 4, entre las 05.30 y las 6.30 horas, entre las 10.30 y las 11.30 horas, las 16.30 y las 17.30, y las 18.30 y las 19.30 horas.
Las aglomeraciones en el aeropuerto fueron intermitentes, y se produjeron especialmente en las primeras horas del día, con colas que en algunos momentos hicieron que los pasajeros esperaran hasta 45 minutos para atravesar los controles de seguridad. No obstante, la situación cambió durante la tarde y la fluidez fue la tónica dominante. Aena pidió a los pasajeros no acudir al aeropuerto con muchas horas de antelación, porque aumenta el número de personas en las terminales y quedan saturadas.

Continúa la huelga de los vigilantes en El Prat tras fracasar las negociaciones