Pascal se va porque “no puede ser que no tenga la confianza de Puigdemont”

La excoordinadora general Marta Pascal durante la segunda jornada de la Asamblea Nacional del PDeCat | marta pérez (efe)
|

La coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, renunció a liderar el partido durante la asamblea nacional que celebra este fin de semana para escoger nueva cúpula y hoja de ruta, y donde los críticos alineados con Carles Puigdemont mostraron su voluntad de sumarse al proyecto del expresident, la Crida Nacional per la República. De hecho, en la comisión política se decidió que todos los asociados se adhieran al proyecto promovido por el propio Puigdemont.
Éste, en una cena con alcaldes del partido en Alemania el pasado miércoles adelantó que Marta Pascal no debía tener cabida dentro de la ejecutiva del partido y los críticos negociaron una propuesta para simplificar la dirección poniendo en la presidencia al actual coordinador del partido, David Bonvehí, y a la diputada Míriam Nogueras como vicepresidenta, además de eliminar el cargo de secretario general –que pretendió Pascal hasta el último momento– y crear una comisión que pilote el “tránsito” hacia la Crida de Puigdemont.
Otras voces del PDeCAT añaden que también estarán los consellers Damià Calvet y Miquel Buch, quienes se significaron con Puigdemont y llamaron a sumarse a la Crida. También pretenden que a esta comisión se incorporen los dirigentes del partido que están encarcelados –Josep Rull, Jordi Turull y Joaquim Forn– y Lluís Puig que está en el extranjero, y todos ellos manifestaron su respaldo al proyecto de Puigdemont el lunes llamando a sumar con la Crida Nacional.

Integración
Durante este congreso, Marta Pascal había hecho una propuesta a los críticos para abrir la ejecutiva e integrar a algunos de ellos, una apuesta “generosa” pero en la que advirtió que no renunciaría a pilotar el PDeCAT.
La coordinadora general había sentido el aval de los asociados en la presentación del informe de gestión que realizó el viernes al inicio del cónclave, por lo que consideraba que la exigencia de Puigdemont era una “cuestión personal” que atribuía al apoyo del PDeCAT a la moción de censura del PSOE contra Rajoy.
Pero la comisión de la ponencia política del PDeCAT aprobó llamar a todos sus asociados a inscribirse en el proyecto político impulsado por el expresidente de la Generalitat, la Crida Nacional per la República: “Se ha decidido llamar a que, a título individual, voluntariamente, den el paso y hagan esta adhesión”, señalaron desde el partido, que aseguraron que la enmienda prosperó “por práctica unanimidad” por la que llaman a los asociados a dar ese paso y crear una comisión para pilotar el tránsito hacia la Crida.
Esta decisión supone un mandato para la ponencia organizativa y una de las vías a través de la que los críticos querían desplazar a la coordinadora general del partido, Marta Pascal, ya que la comisión compuesta por Turull, Rull Forn y Puig sería la encargada de alinear al PDeCAT con la Crida.
Estos cuatro dirigentes encabezarían una comisión “a la que se delegaría acordar con los impulsores de la Crida Nacional la aportación del PDeCAT”. “Una comisión que trabajaría en paralelo y coordinadamente con la dirección del PDeCAT”, aclararon antes de incidir en la excepcionalidad del momento en Cataluña. l

Pascal se va porque “no puede ser que no tenga la confianza de Puigdemont”