Los ERE propuestos por la planta de Citroen en Vigo podrán afectar a más de 1.000 trabajadores

30 agosto 2011 página 27 VIGO, 29/08/2011.- Trabajadores de la fábrica de PSA Peugeot Citröen en Vigo, en un cambio de turno de hoy, en el día en que han reanudado la actividad tras el periodo vacacional, en el que la multinacion
|

Los expedientes de regulación de empleo (ERE) –extintivo y temporal– planteados por la planta de PSA Peugeot Citroen en Vigo hasta el próximo año 2018 podrán afectar a más de 1.000 trabajadores. De estos expedientes, el ERE extintivo presentará tres modalidades: para veteranos –lo que responde a una petición que persiguen los sindicatos desde hace años y que llegará a hasta unos 180 empleados–, para menores de 50 años que decidan extinguir su contrato definitivamente y para menores de 50 años que quieran marcharse con derecho preferente de reingreso.
En la mañana de ayer se celebró la segunda reunión de la mesa negociadora entre la dirección de la factoría viguesa y representantes de los trabajadores. Se trata de una negociación que tiene como objetivo la adopción de medidas asociadas a la candidatura de la planta para optar a un nuevo modelo de vehículo. 
Fuentes de la empresa explicaron que en el encuentro la dirección trasladó los pormenores de los distintos expedientes, y ratificó que al ERE extintivo podrán acogerse voluntariamente un máximo de 400 personas de todos los grupos profesionales y tanto aquellos empleados con 59 o más años, como los menores de 50 que deseen extinguir su contrato definitivamente o con derecho preferente de reingreso.
Aquellos que quieran mantener el derecho preferente de reingreso, podrán volver a PSA a partir de los 30 meses desde la fecha de baja siempre que haya una vacante en la misma categoría, aunque, si no se diera esa situación, podrían optar a un puesto de nivel inferior y en todo caso no pierden su derecho al reingreso y pasarían a la espera de que se generase una plaza libre.
Al margen del ERE extintivo, la empresa ofreció la posibilidad de que los trabajadores puedan trasladarse voluntariamente a otros centros del grupo donde existan vacantes. 
En cuanto al ERTE suspensivo, se confirmó que podrá impactar como máximo a alrededor de 500 trabajadores –510 según los sindicatos–, tendrá una aplicación de dos años, una duración de 20 días (a razón de 10 por año), las mismas condiciones que el actual (que caduca este 31 de marzo) y será complementario a medidas de flexibilidad y a la bolsa de horas. Esta medida está destinada a los trabajadores que tengan agotado el saldo de la bolsa de horas y deban más de 10 días, con lo que los sindicatos estiman que pueden ascender a hasta 510 trabajadores.
Finalmente, el ERTE suspensivo rotatorio para personal mensual estructural (no ligado a la producción) puede llegar a un máximo de 158 trabajadores, y permitirá gestionar excedentes de personal de estructura que se puedan producir.
Por su parte, el responsable de la CUT, Vítor Mariño, reiteró que con estas medidas la empresa busca ejercer “presión sobre los trabajadores” para que se acojan a las mismas o abocarlos a “una salida forzada”.

Los ERE propuestos por la planta de Citroen en Vigo podrán afectar a más de 1.000 trabajadores