Puigdemont califica la prisión de “golpe contra las elecciones del 21-D”

Concentración en la plaza de Girona | (efe)
|

El presidente de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont, afirmó ayer que el encarcelamiento de parte del Govern cesado “es un golpe contra las elecciones del próximo día 21 de diciembre” y exigió su liberación.
En un mensaje de video difundido por TV3 reprochó además la actitud del Gobierno central, porque “renuncia de esta manera al diálogo necesario” para resolver un problema político.
Considera que es “un gravísimo atentado a la democracia encarcelar a dirigentes políticos por haber cumplido” el compromiso electoral y el compromiso contraído ante el Parlament, y ha añadido que eso rompe los principios básicos de la democracia.

Renuncia al diálogo
Para él, “el Gobierno renuncia de esta manera al diálogo necesario, imprescindible para resolver los problemas políticos” y demuestra a la vez que no apuesta por el diálogo, sino por la violencia policial y por el encarcelamiento, lo que resumió.
Dijo que estos encarcelamientos no se corresponden con un Estado de derecho y afirmó: “Como presidente del Govern legítimo de Cataluña surgido de las urnas del 27 de septiembre, exijo la liberación de los consellers y conselleras y del vicepresidente”.
“Exijo el respeto a todas las opciones políticas y exijo el fin de la represión política”, añadió.
Ha acabado el discurso con dos mensajes; uno de ellos, a las familias de los encarcelados “por un delito inexistente”, a las que envió su apoyo y el de los consellers cesados que le acompañaron a Bélgica.
El segundo mensaje fue una advertencia a los catalanes: “Nos espera una represión larga y feroz”, pero pidió combatirlo, sin desfallecer, con paz, sin violencia y con respeto por todas las opiniones y personas.
La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela no decidió ayer acerca de las órdenes de detención que le pidió la Fiscalía que emita contra el expresidente catalán Carles Puigdemont y los cuatro exconsejeros que no acudieron a su citación.
Después de que se produjera la comparecencia de los nueve exintegrantes del Govern catalán que fueron enviados a prisión, la Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitó a Lamela que emita una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) por rebelión, sedición y malversación contra Puigdemont y los otros cuatro exconsejeros que le han acompañado a Bélgica.
La petición afectaría así, aparte de a Puigdemont, a los exconsejeros Antoni Comín (Salud), Clara Ponsatí (Enseñanza), Lluís Puig (Cultura) y Meritxell Serret (Agricultura).

Busca y captura
En un escrito dirigido a la juez, el fiscal le reclama que ordene la busca, captura y detención de los cinco “en el ámbito nacional e internacional”, si bien precisa que emita OEDEs dirigidas a las autoridades belgas, al constar que han viajado a ese país.
Por su parte, la Fiscalía federal belga dijo ayer que está a la expectativa y que “aplicará la ley” si las autoridades judiciales españolas emiten una orden europea de detención y entrega del expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont.
“Solo puedo decir que se aplicará la ley, si la recibimos (la euro orden). No podemos hacer más comentarios ni conjeturas”, añadieron las fuentes de la fiscalía.

Puigdemont califica la prisión de “golpe contra las elecciones del 21-D”