Los pescadores del cerco logran llegar a un acuerdo con la Xunta al fijarse un tope de capturas

GRA130. Santiago de Compostela, 11/05/2015.- La conselleira de Medio Rural y del Mar, Rosa Quintana, ha participado hoy en la reunión de la comisión sectorial del cerco en la conselleria del Mar en San Caetano. EFE/Xoán Rey
|

La conselleira de Medio Rural e do Mar, Rosa Quintana, y los pescadores de cerco alcanzaron ayer un acuerdo que establece un tope de captura de 2.000 kilogramos de pesca por barco, además de 600 kilogramos por tripulante, computado semanalmente.
Quintana y el portavoz de la asociación de pescadores de cerco Acerga, Andrés García, anunciaron el compromiso al término de una reunión de dos horas y media en la sede de la Xunta en Santiago. El tope de capturas comenzará a aplicarse a partir del próximo lunes y el representante de Acerga expresó su esperanza de que eso permita al sector del cerco en Galicia prolongar su actividad hasta octubre próximo.
La conselleira agradeció la “buena voluntad de todos los representantes del sector” para lograr un compromiso que permita a los pescadores reanudar la actividad cuanto antes.

arrastre
Quintana indicó, sin embargo, que no hay todavía acuerdo con los pescadores de arrastre, que están pendientes de conseguir un acuerdo con los representantes de Portugal.
Quintana justificó la decisión alegando que, por una parte, la posibilidad de que cada barco administre semanalmente la cuota obedece a que “en invierno, si algunos días los barcos no pueden salir” a faenar, “puedan hacer el cupo” durante los cuatro días semanales autorizados.
En cuanto a la atribución de una parte de las capturas en función de la tripulación, alegó que pretende así “premiar la parte social” de esa actividad.
Asimismo, expresó su esperanza de que los consumidores “sean capaces de retribuir ese esfuerzo a la hora de comprar” productos extraídos por la flota gallega.
Por su parte, García señaló que el compromiso es “para todo el cerco gallego” y apuntó que si bien “no es una buena solución”, ya que en su opinión “la buena sería una cuota suficiente para mantener estos topes de captura”, al menos permite a la flota “alargar” la temporada.
Indicó que el año pasado los barcos de cerco “acabaron el julio” la cuota establecida, y lamentó que este año tienen “1,5 millones de kilos menos”, pero con ese sistema podrían “por lo menos ser capaces de alargar hasta octubre con suerte”, aunque dependerá de si “aparecen otras especies y no haya que incidir tanto en el jurel”.

Los pescadores del cerco logran llegar a un acuerdo con la Xunta al fijarse un tope de capturas