aquello que dominas, todo se traduce en algo muy bueno”

El Ideal Gallego-2015-08-06-013-fe8bf210_1
|

Axel Pi, el batería de Sidonie, asegura que el cariño es enorme. A una ciudad y a un país que continuamente visitan. El Noroeste expandido da paso al concentrado. En una playa a la que los barceloneses le tenían ganas desde que un día, les enviaron fotos de Los Planetas en medio de la bahía. Hoy se repite la historia con el trío disparando los primeros sonidos: “Nos iban llegando vocecitas sobre la posibilidad de tocar en Riazor, hasta que un día nos mandaron una foto de unos percebes”. El remitente les advirtió entonces que los que se agarran a la roca ya estaban temblando. Después, fue un pulpo el que apareció en la pantalla, y más tarde, cuenta Axel, un queso de tetilla y membrillo. 
Con estos tres elementos sobre la mesa, el grupo recibió finalmente la misiva donde les proponían llevar su música a orillas del Atlántico. La respuesta fue inmediata. Por los platos alentadores y también porque “vamos a tocar en un lugar privilegiado”, los de Sidonie no lo dudaron. 
De Los Planetas, Axel solo tiene flores porque con ellos empezaron a hacer sus primeros pinitos de teloneros en Valencia o Castellón y es “una banda a la que admiramos”. Es el segundo verano que pasean “Sierra y Canadá” así que afirma que lo ventilarán a gusto con la seguridad de que gusta. Por eso, tienen pensando, adornar el disco con éxitos anteriores para no ser un deja vu: “Estamos en muy buena forma”. 
Tras 15 años de la publicación de ‘Sidonie’ y otros cinco más editando maquetas, el trío se hace fuerte a base de respeto y admiración por el otro. Esta  noche irrumpirán en la pista homenajeando al espíritu del verano, a la playa y sus pelotas de goma y a las palas: “Saldremos con camisas hawaianas y después irán pasando cosas”. Entre medias, estará el riesgo, que es lugar donde les gusta instalarse. En esa inhospitalidad, Sidonie dice que son capaces de transformar la inseguridad en frescura: “Alejado de aquello que dominas, todo se traduce en algo muy bueno”. Más lejos de las performances que les caracterizaron al principio donde se llegaban a quedar sin ropa: “Ahora ya no lo hacemos porque no nos apetece”, Axel afirma que su preocupación pasa por ser más solventes y sonar mejor: “Buscamos mejorar como instrumentistas”. 
De esta forma, echarán la vista atrás. Sacarán el pop de “El incendio” de la guantera y se volverán menos amables para repasar “El fluido García”. Con el último de su carrera, la playa invitará a pasar a lo electrónico dentro de un proceso de experimentar, que no termina y en el que el grupo prepara nueva receta: “De momento, tenemos un buen número de canciones y sabemos que va a ser distinto a todo, ahora bien, es una incógnita”. Sucede siempre que se meten en el estudio, que las canciones que traen en su libreto se alían con la más fea, que es a su vez la más difícil.
En esa búsqueda, “nos sentimos como un niño trasteando, nos ponemos trampas y en ese trayecto para superarlas, pisamos estilos, géneros y arreglos, y tratamos de evitar caer en los tics”. Esa sensación de ser siempre la primera vez que graban la volverán a tener en 2016 cuando acaben de girar “Sierra y Canadá” y tomen un descanso: “Quién sabe lo que durará esa grabación”. 
Antes, les queda repartir muchas píldoras por los escenarios. Marc Ros, Jesús Senra y el propio Axel estrenarán la playa a las 22.00 horas. Después, desembarcarán los granadinos con “Dobles fatigas” y toda una carrera de pop detrás con toque flamenco, que servirán a eso de las 23.30 horas. Los catalanes seguirán en versión DJ set pinchando en el Playa Club y el Noroeste Pop Rock no se acostará hasta bien adentrada la madrugada.

aquello que dominas, todo se traduce en algo muy bueno”