Detienen a un hombre en Chipre que secuestró un avión y amenazó con hacerlo explotar

A man climbs out of the cockpit window of the hijacked Egyptair Airbus A320 at Larnaca Airport in Larnaca, Cyprus, March 29, 2016 REUTERS/Yiannis Kourtoglou
|

El secuestro de un avión de EgyptAir con destino a El Cairo y que aterrizó en el aeropuerto de Lárnaca, en Chipre, se saldó con la detención del único autor del mismo, un ciudadano egipcio, cuyos motivos siguen sin estar claros, y sin que ninguno de los pasajeros ni de los miembros de la tripulación resultasen heridos.
El suceso comenzó poco después de las 08.00 de la mañana, tras el despegue del avión, un Airbus A320, de Alejandría con destino a la capital egipcia. 
El secuestrador, al que se ha identificado como Seif Edin Mustafá, exigió desviar el aparato a Chipre, donde finalmente efectuó el aterrizaje.
A partir de este momento, se vivieron momentos de tensión, ya que se desconocía si había uno o varios secuestradores y cuáles eran los motivos. A bordo del aparato viajaban 81 personas, entre ellas 21 extranjeros y 15 tripulantes, según el Ministerio de Aviación Civil egipcio.
Poco después, buena parte de las personas que se encontraban a bordo fueron liberadas, quedando dentro solo ocho personas –tres pasajeros y cinco tripulantes, según EgyptAir–. El secuestrador había amenazado con hacer saltar el aparato con un cinturón explosivo.
Unas seis horas después de que el avión aterrizara en Lárnaca, las últimas ocho personas que había a bordo abandonaron, por tandas, el aparato –una saltando desde la cabina por una ventanilla– y a continuación el secuestrador se entregó con las manos en alto a la Policía chipriota, tras intentar salir corriendo.
El ministro de Exteriores chipriota, Ioanis Kasoulides, indicó que en la recta final del secuestro Mustafá solicitó que se cargara de combustible el avión y que este volara a Estambul.
Asimismo, reconoció que se había vivido un momento de tensión cuando, tras informarle de que sus demandas no serían cumplidas, el secuestrador amenazó con estallar el avión, a bordo del cual estaban en ese momento dos británicos además de los tripulantes. 
Según Kasoulides, cuando se dio cuenta de que los tripulantes estaban saltando por la cabina del piloto “vio que no tenía opción de que sus demandas se cumplieran y permitió a los dos últimos pasajeros británicos salir”, tras lo cual “intentó huir, pero fue detenido por la Policía”. 
Durante el posterior registro del aparato no se encontraron explosivos, y además se pudo constatar que el supuesto cinturón con explosivos que portaba resultó ser falso. 
Según el ministro, había sido fabricado con carcasas de móviles para simular los explosivos.

Detienen a un hombre en Chipre que secuestró un avión y amenazó con hacerlo explotar