Las escuelas infantiles autonómicas reabrirán el próximo día 1 con cambios en su funcionamiento

Las escuelas infantiles autonómicas podrán abrir el 1 de septiembre | Quintana
|

Las escuelas y espacios infantiles dependientes de la Xunta de Galicia podrán reabrir sus puertas el próximo día 1, pero lo harán con ciertos cambios en sus costumbres diarias, debido a la crisis sanitaria. En el caso de A Coruña, serán siete las guarderías que se tendrán que acoger a los cambios que, por el momento, recoge el Gobierno autonómico

Uno de los primeros cambios es la necesidad de organizar y escalar las entradas y salidas de los pequeños, así como su conducción a sus respectivos espacios.

Los niños deberán, en la medida de lo posible, desplazarse con calcetines con suela antideslizante o, en su defecto, con calzado exclusivo para estar en la escuela. Además, el material facilitado por las familias deberá ser desinfectado antes de ser guardado.

Los vasos, o biberones, también serán de uso exlusivo en el centro y se desinfectarán diariamente. En los cambiadores se usará papel de un solo uso y, en caso de no ser posible, se desinfectará la superficie con productos autorizados.

Los pañuelos de un solo uso también serán prioritarios para la limpieza de nariz de los pequeños y se evitará el uso de cepillo de dientes. Además, se incluyen rutinas de lavado frecuente de manos. Los chupetes también se lavarán con frecuencia y se esterilizarán diariamente.

Los lugares para servir la comida deberán diversificarse y se tratará de establecer turnos. Para los momentos de descanso y sueño se adecuarán las camas y cunas con distancia y protecciones entre las mismas para evitar el contacto. Además, se extremará el no intercambiar la ropa de cama de cada niño.

Las familias deberán tomar la temperatura a los pequeños antes de acudir al centro y solo podrá acudir un familiar a recogerlo. Salvo que sea estrictamente necesario, los padres no entrarán al interior de la guardería y no dejarán los carritos en el centro.

Trabajadores y terceros

Obviamente, los trabajadores con fiebre (temperatura por encima de 37 grados) o sintomatología deberán comunicarlo y no acudir a la escuela. Además, se aconseja, en la medida de lo posible, la utilización del transporte individual, antes que compartirlo.

En cada centro habrá un responsable de coordinar las medidas de prevención del protocolo y será la encargada de las comunicaciones en caso de detectar posibles positivos.

Por otro lado, los trabajadores deberán tener una ropa exclusiva para trabajar, es decir, deberán cambiarse en la escuela y no en sus casas y no podrán utilizar tampoco el calzado con el que estén en la calle.

El protocolo de la Xunta también tiene en cuenta a los terceros implicados, para los cuales recomienda que, en caso de necesitar entrar en las instalaciones, lo hagan por puertas alternativas a las que usan los niños y siempre con previo aviso. Además, el protocolo contempla la necesidad de que las limpiezas y desinfecciones sean más frecuentes. l

Las escuelas infantiles autonómicas reabrirán el próximo día 1 con cambios en su funcionamiento