Mueren al menos 19 personas en Canadá abatidas en un tiroteo

El autor del tiroteo inició su recorrido mortal el pasado lunes al volante de lo que parecía un coche policial | efe
|

Al menos 19 personas, incluido una agente de 23 años de la Real Policía Montada de Canadá, murieron este domingo en un tiroteo ocurrido en Portapique, Nueva Escocia. El tirador murió también tras ser abatido, según informó la Policía.

El sospechoso es Gabriel Wortman, de 51 años y conocido en la localidad, fue perseguido en la mañana del domingo por los agentes hasta que fue alcanzado en una estación de servicio sobre las 11.40 horas.

El superintendente de la Policía Montada, Chris Leather, comentó la dificultad que supone saber el número exacto de víctimas mortales ya que “la investigación continúa en áreas de toda la provincia que aún no han sido exploradas”.

Explicación
Leather, según el diario “Toronto Sun”, explicó que los asesinatos en un principio no siguen un patrón determinado, pues “al menos en parte, parecen de naturaleza muy aleatoria”.

La cifra de víctimas ha aumentado en las últimas horas, después de que en un principio se hubiera hablado de “más de diez” y luego una portavoz de la Policía canadiense hubiera actualizado el balance de fallecidos a trece.

A la espera de las cifras definitivas, se trata ya del peor ataque de estas características en los últimos 30 años, después de que en 1989 un hombre disparase a 15 mujeres en Montreal.

Sospechoso
Tras los primeros disparos la Policía identificó al sospechoso y advirtió de que “conduce lo que parece un coche de la Policía y lleva puesto lo que parece un uniforme de la Policía”.

“El hecho de que este individuo tuviera un uniforme y un coche de policía a su disposición ciertamente hace pensar que no es un acto al azar”, señaló.

No obstante, por el momento no se conocen más detalles de lo ocurrido, pero testigos aseguran que han visto varios coches en llamas.

Noche del sábado
También se sabe que todo comenzó en la noche del sábado, cuando la Policía advirtió a los vecinos de Portapique de que permanecieran en sus hogares y alertaba de disparos.

Por su parte, el primer ministro del país norteamericano, Justin Trudeau, solicitó que no se publicase ni el nombre ni la fotografía del presunto autor del tiroteo más sangriento de la historia del país.

“No le demos el regalo de la infamia. En vez de eso, concentremos toda nuestra intención y atención en las vidas perdidas y las familias y amigos que están de luto”, declaró Trudeau durante la rueda de prensa diaria que celebra desde el estallido de la pandemia de Covid-19. 
El primer ministro canadiense prestó especial atención a la agente de la Policía Montada Heidi Stevenson, una de las personas asesinadas por Wortman. 

“La agente Stevenson murió protegiendo a otros. Respondió a la llamada del deber, algo que había hecho cada día desde que empezó a trabajar hace 23 años”, declaró Trudeau. 

Mortífero recorrido
Las autoridades señalaron que Wortman empezó su mortífero recorrido en la noche del sábado en una vivienda en la pequeña localidad de Portapique, en la costa del Atlántico de Canadá y unos 1.250 kilómetros al noreste de Toronto. 

Cuando los primeros agentes de la Policía Montada llegaron a Portapique, se encontraron una “escena caótica” con numerosas víctimas pero sin rastros del autor de los disparos.

Mueren al menos 19 personas en Canadá abatidas en un tiroteo