El cambio de modelo de movilidad precisa más de 6.000 plazas de parking

Las plazas de aparcamiento de rotación superan las 26.000 | javier alborés
|

El Ayuntamiento pretende que en la ciudad se adopte una forma de movilidad más sostenible, basada en el transporte público, la bicicleta y el peatón. Recorrerán calles peatonales, o con aceras más anchas, con más arbolado y sin coches aparcados. El problema consiste en dónde meter los más de 112.000 turismos que, según la DGT, forman parte del parque móvil de la ciudad.   El  Gobierno de la Marea Atlántica encargó a la Agencia de Ecología Urbana, que encabeza Salvador Rueda, un análisis semejante al que realizó para el Gobierno de Javier Losada que incluye pocas modificaciones. Entonces ya indicaba que serían necesarias 6.000 plazas más de aparcamiento público para convertir A Coruña en la ciudad “para as persoas” que el Ayuntamiento sueña. Sin embargo, el Gobierno local siempre se ha resistido a crear más párkings y solo ha reordenado el espacio en superficie en ocasiones puntuales. 
Según un informe municipal, existen unas 30.000 plazas libres de aparcamiento en superficie (zona blanca), a las que hay que añadir otras 6.000 de ORA (zona azul). La oferta de aparcamientos fuera de la vía púbica incluye aparcamientos públicos  (que superan los 26.000 plazas de rotación) y las plazas privadas, que rondarían los 10.000. Estas plazas han ido aumentando en los últimos años con la apertura del aparcamiento de O Parrote (610), As Conchiñas (230) o el Materno (345). El resto son aparcamientos disuasorios o comunitarios, puesto que se estima que uno de cada tres viviendas cuenta con uno (desde 1988 es obligatorio). 
Supermanzana 
Los planes de Rueda se basan en la supermanzana: mantener el tráfico en las grandes arterias, como avenidas y rondas, y peatonalizar o semipeatonalizar las calles interiores. Para paliar la eliminación de todas esas plazas   el plan incluía crear otras 6.000 plazas de aparcamiento público. 
Por su parte, el Gobierno local preferiría que se redujera el índice de motorización de la ciudad. Este término describe el número de vehículos por cada habitante que existe en la ciudad. Sin embargo, aunque expertos en movilidad consultados admiten que se posible que se reduzca un poco en el futuro el parque automovilístico con las políticas adecuadas, el estacionamiento de los vehículos seguirá siendo un problema. 
“No se pueden llevar a cabo las infraestructuras que planea el Ayuntamiento sin parkings. La prueba es el carril bici metropolitano: no habría sido posible sin el aparcamiento del Materno”, señala un experto consultado. Hasta que se inauguró en 2015, los vehículos aparcaban en los arcenes sobre los que pasa el trazado del carril bici. Durante su campaña de 2011, el PP había proyectado construir algunos en torno al barrio de Monte Alto en parcelas de propiedad municipal. No llegó a hacerlo, pero sí el aparcamiento de As Conchiñas o del Materno. 
Pero el enfoque municipal parece más inclinado a disuadir al coruñés de poseer un coche. “Es algo difícil, porque la gente sigue queriendo la libertad que ofrece”, apuntan las mismas fuentes. Incluso en una ciudad de solo 38 kilómetros cuadrados, donde el 50% de los desplazamientos se realizan a pie, pero el 90% de los que se hacen dentro y fuera del área son en coche privado. Pero una cosa es cierta: si no hay donde aparcar, el turismo se convierte en algo mucho menos atractivo. Una encuesta realizada por Tranvías, concluyó que el 25% de sus viajeros se suben al bus principalmente por lo difícil que le resulta encontrar un lugar donde estacionar. l

El cambio de modelo de movilidad precisa más de 6.000 plazas de parking