Trudeau mantiene ante Trump su política de apertura hacia los refugiados

Justin Trudeau y Donald Trump conversan durante su reunión en la Casa Blanca REUTERS/Kevin Lamarque
|

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, subrayó ayer ante el presidente de EEUU, Donald Trump, que mantendrá su política de “apertura” hacia los refugiados, aunque aclaró que “respeta” las decisiones que pueda adoptar el país vecino, al margen de las “diferencias”.
Trump y Trudeau mantuvieron un encuentro en la Casa Blanca que estuvo precedido de una gran expectación, principalmente por las diferencias entre ambos en materia de política migratoria y comercial. Sin embargo, ambos insistieron en que son “aliados” y abogaron por seguir colaborando.
Trump dijo de Canadá que es un “gran amigo, vecino y aliado”. “En estos tiempos peligrosos, es más importante que nunca mantener la alianza”, añadió el mandatario estadounidense, partidario de tender “todavía más puentes” con el país con el que comparte la frontera norte.
Tanto Trump como Trudeau recodaron que sus respectivos países han “luchado juntos” dentro de una larga lista de vínculos comunes en el que el primer ministro canadiense también introdujo la negociación del acuerdo para luchar contra el cambio climático.
“No hay otros vecinos en el mundo que estén tan relacionados como nosotros”, añadió Trudeau, quien no obstante reconoció que se trata de relaciones “bastante complejas”. “No siempre estamos de acuerdo en todo”, admitió, antes de que en el turno de preguntas saliese en varias ocasiones la cuestión de los refugiados.
El primer ministro canadiense publicó un comentado mensaje en Twitter poco después de que Trump firmase el 27 de enero el polémico decreto que impedía la entrada en Estados Unidos de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana y que paralizaba el programa de acogida a refugiados. “Bienvenidos a Canadá”, escribió.
Trudeau evitó criticar la orden ejecutiva de Trump –paralizada por la Justicia– y aclaró que no dirá a ningún otro país cómo tiene que “gobernarse”. Sin embargo, sí que quiso dejar claro que su Gobierno mantendrá la “política de apertura hacia los refugiados”, en la medida en que entiende que no se tiene por qué ver comprometida la seguridad.
En este sentido, confía en que Canadá pueda ser un “ejemplo positivo”, capaz de conseguir una “sociedad libre” en la que los ciudadanos puedan a su vez sentirse “seguros”. Trump, por su parte, se ciñó al discurso que ha repetido durante estas últimas semanas para insistir en la necesidad de mantener fuera de Estados Unidos “a la gente equivocada” – “los malos”, según su propia jerga– y advertir de que el país tiene “muchos, muchos” problemas de seguridad.
Las relaciones comerciales fue el otro gran tema del encuentro bilateral, precedido de las advertencias de Trump sobre posibles cambios en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta), del que también forma parte México.

Trudeau mantiene ante Trump su política de apertura hacia los refugiados