La Policía Nacional detiene a una mujer por alquilar quince veces por internet un piso en Ramón y Cajal

La sección recibió un refuerzo en marzo ante la avalancha de denuncias
|

Según las cuentas de los inspectores de la Policía Nacional, la mujer a la que detuvieron el 13 de septiembre por un delito de estafa había alquilado no menos de quince veces el piso en el que ella misma estaba alquilada (aunque hacía meses que no abonaba la renta) a otras tantas personas a través de internet para luego desaparecer en cuanto conseguía cobrarles una fianza. No se trataba de una desconocida de la justicia: sobre ella pesaba una orden judicial de búsqueda y detención, así que el juez ha decretado su ingreso en prisión.
Pero la Policía no descarta que aparezcan más víctimas de su estafa, sobre todo porque la sospechosa había llegado a colgar más de setenta anuncios en otras tantas páginas web. La Policía Nacional comenzó a recibir las primeras denuncias solo en las últimas semanas, y fue entonces cuando los investigadores de la Policía Judicial se dieron cuenta de que las estafas presentaban las mismas características.
Modus operandi
El modus operandi que utilizaba era muy sencillo. Tras contactar las víctimas con la anunciante, esta les mostraba el piso y, si estaban interesados, les cobraba diversas cantidades de dinero en concepto de fianza o pidiendo el primer mes de alquiler por adelantado. Normalmente les entregaba recibos de los cobros a los futuros inquilinos. En alguna ocasión llegó a formalizar un contrato de arrendamiento del domicilio en cuestión entre ambas partes.
A primeros de septiembre, cuando llegaba el momento de que los supuestos alquilados se trasladasen al piso, comenzaban los problemas: la arrendadora ponía primero excusas a los futuros inquilinos y posteriormente no contestaba ni a las llamadas ni a los mensajes de estos.
Fue durante el transcurso de la investigación cuando se pudo saber que la anunciante no era la propietaria del domicilio de la calle de Ramón y Cajal. Únicamente había estado viviendo allí en calidad de inquilina durante algunos meses. Los agentes no tardaron en localizar al dueño, que fue el que les comentó que dicha mujer también le debía a él varios meses de alquiler.
Tras las oportunas comprobaciones, los investigadores localizaron y procedieron a la detención de la supuesta responsable de las estafas, a la que además le constaba en vigor una orden judicial de búsqueda y detención por un juzgado de esta capital por cargos que no han trascendido.
Esta clase de sucesos no son infrecuentes. Otro caso, que ocurrió en julio, fue el de una vecina de Arteixo que había alquilado un piso para sus vacaciones en Sevilla. Pagó 120 euros y no volvió a saber nada más del supuesto casero. Los investigadores señalan que la mayor parte de estos timos de compraventa a través de la red no los realizan piratas informáticos sino delincuentes comunes: “Han visto la posibilidad de llevar a cabo su actividad delictiva con menos riesgo de ser descubiertos”. Además, las penas son inferiores que si las llevasen a cabo físicamente.

La Policía Nacional detiene a una mujer por alquilar quince veces por internet un piso en Ramón y Cajal