La violencia se desborda en El Cairo con la demostración de fuerza de los islamistas

El Ideal Gallego-2013-10-07-018-8f486efe
|

Los violentos enfrentamientos entre los islamistas egipcios y la Policía causaron ayer al menos 44 muertos y 200 heridos en El Cairo, convertida en un campo de batalla y en escenario de las mayores protestas desde el pasado agosto.
Pese a la represión de los últimos meses, los Hermanos Musulmanes y demás partidarios del depuesto presidente Mohamed Mursi trataron en esta jornada festiva –en la que se celebraba el 40 aniversario de la guerra de 1973 contra Israel– de recobrar su pulso y demostrar que siguen teniendo peso en las calles.
Su desafío a las estrictas medidas de seguridad acabó sin embargo en un baño de sangre, el más grave desde la ola de violencia que siguió al desalojo de las acampadas de los islamistas en El Cairo el 14 de agosto pasado.
Miles de sus seguidores se organizaron en pequeñas marchas al término del rezo musulmán del mediodía. Su objetivo era llegar a la plaza de Tahrir, en el corazón de El Cairo y epicentro de las manifestaciones anti Mursi, pero los militares blindaron sus accesos con tanques y carros de combate. Las fuerzas de seguridad dispersaron a los islamistas con gases lacrimógenos, pelotas de goma y fuego real en los barrios de Dokki y Mohandisin, en la orilla oeste del Nilo, y en zonas del centro de la capital como la plaza Ramsés.
Además, las fuerzas de seguridad egipcias arrestaron ayer a 423 personas en El Cairo. Según un comunicado del Ministerio del Interior, 243 “saboteadores” fueron detenidos en el centro de El Cairo, principalmente en los disturbios registrados en la plaza Ramsés y junto al Nilo. La Policía arrestó a otros 180 en el barrio de Dokki y Giza, en la orilla occidental del río.
En esta zona, Interior acusó a los seguidores de los Hermanos Musulmanes de realizar “actos de sabotaje”, atacar vehículos y prender fuego a una oficina gubernamental. n

La violencia se desborda en El Cairo con la demostración de fuerza de los islamistas