SOS Racismo denuncia islamofobia por parte de la seguridad de Alvedro

|

La entidad SOS Racismo Galicia ha denunciado “actos de islamofobia” en los aeropuertos de A Coruña y Bilbao por la realización de controles aleatorios a dos mujeres que portaban hiyab (velo que cubre la cabeza y el pecho que suelen usar las mujeres musulmanas) y que viajaban con otras seis que no llevaban la cabeza cubierta y a las que no se registró. Desde la terminal coruñesa, por su parte, defienden que el único criterio que se emplea en los controles es el de la seguridad y aluden a la normativa del Plan Nacional de Seguridad para justificar que la actuación del personal que comprobó el equipaje de las mujeres fue correcta. 
Según SOS Racismo, sin embargo, el hecho de que de las ocho mujeres del equipo que iniciaron un viaje en Alvedro para participar en el Congreso sobre Islamofobia de Género, organizado en Bilbao, las dos únicas que portaban hiyab fueran “apartadas para realizarles un control aleatorio” de sus pertenencias, es motivo de denuncia.
Asegura que este hecho podría considerarse “una casualidad” pero añade que, al regreso del congreso, “se repitió la misma coincidencia”, esta vez en el aeropuerto de Bilbao, para realizarles un “examen de nuevo aleatorio de explosivos”.
“Resulta paradójico que el Congreso al que acudió el equipo de SOS Racismo había versado precisamente sobre lo acontecido en el viaje, sobre las prácticas discriminatorias que refuerzan los perjuicios y los estereotipos que pesan sobre las personas musulmanas”, argumenta en un comunicado.
Y continúa apuntando que, de ocho mujeres, dos fueron apartadas por llevar el pelo tapado, “o lo que es lo mismo, dos mujeres fueron señaladas como sospechosas por llevar un paño cubriendo parte de su cabeza”.

Vulneración de derechos
SOS Racismo Galicia subraya que utilizar el hiyab como método de detección de posibles personas sospechosas vulnera todos los derechos del ser humano y, en concreto, de las mujeres musulmanas que deciden utilizar esta prenda.
Por ello, sostiene que lo ocurrido en los aeropuertos de A Coruña y Bilbao son “actos de islamofobia, comportamientos abusivos y ofensivos que, a fuerza de ser repetidos, están ya fijos en la sociedad que llega a percibir estos hechos como algo normal”.
La asociación gallega ha presentado una queja formal ante Aena, como entidad responsable de los aeropuertos españoles, pero quiere también “reclamar justicia social” para estas mujeres y para todas aquellas personas “que son estigmatizadas día tras día en nuestra sociedad por el color de su piel o por su lugar de origen”.
Consultadas por este diario, fuentes de Aena aseguran que la empresa “cumple con la normativa y procedimientos establecidos en el Plan Nacional de Seguridad de forma escrupulosa y en ningún caso responde o actúa conforme a otro tipo de criterios ajenos a la seguridad”, al tiempo que recuerda que los procesos de control de pasajeros son “supervisados por la Guardia Civil, que es quien tiene la competencia”. l

SOS Racismo denuncia islamofobia por parte de la seguridad de Alvedro