El vicepresidente del BCE dice que las últimas medidas del BCE se tomaron con "sensación de urgencia"

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) Vitor Constancio, durante la rueda de prensa en el Ecofín en Milán (Italia). EFE
|

 El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Vítor Constancio, afirmó hoy que las últimas medidas adoptadas por el organismo se tomaron en gran parte debido a una "sensación de urgencia", ante el estancamiento de la zona del euro y la persistente baja inflación.

"Toda la discusión sobre la necesidad de inversiones, reformas y cambios en el sistema financiero ha sido asociada con una sensación de urgencia de abordar estas medidas", afirmó Constancio en la rueda de prensa celebrada al término de la reunión informal del Consejo de Ministros de Economía y Finanzas (Ecofin) de la UE, celebrada en Milán.

"Esta sensación de urgencia estaba también muy detrás de las medidas que hemos tomado recientemente" en el Banco Central Europeo, añadió.

El pasado 4 de septiembre, el BCE anunció una rebaja histórica de los tipos de interés hasta el 0,05 % y la compra de deuda.

"Es cierto que la recuperación económica sigue adelante, muy moderada y modesta, y anticipamos que habría estancamiento (...) pero el crecimiento de todo el año estará por debajo del 1 %, lo que de hecho es muy poco. Y al mismo tiempo estamos muy preocupados por la baja inflación, que está muy alejada de nuestros objetivos" del BCE, recalcó Constancio.

"La combinación de bajo crecimiento y baja inflación crea un contexto de crecimiento nominal bajo que aumenta el peso de la deuda tanto para los Gobiernos como el sector público, y que puede obstaculizar la recuperación", añadió.

Constancio consideró que, pese a todo, las medidas tomadas impedirán que se vuelva a caer en una tercera recesión, a la vez que puntualizó que tampoco ve riesgo de deflación.

"El problema es el bajo crecimiento nominal", insistió.

Ante este escenario, el vicepresidente del BCE recalcó que "no hay espacio para la complacencia" y apuntó a la necesidad de que se hagan reformas que puedan aumentar la productividad y el crecimiento potencial.

"Es el momento para que los Gobierno apliquen más reformas y que tomen medidas que puedan estimular las inversiones, es esencial. Nosotros hemos hecho nuestra parte, pero esto no crea ninguna sensación de que el problema está resuelto", añadió.

Constancio apuntó a que, tras seis años de crisis, el PIB de la zona del euro sigue por debajo del que tenía en 2007, mientras que la recuperación de la Gran Depresión tras el Crack de 1929 fue más rápida.

"Los Gobiernos tienen voluntad y son conscientes de la necesidad de aplicar más reformas y medidas para una economía más boyante", añadió.

El vicepresidente del BCE dice que las últimas medidas del BCE se tomaron con "sensación de urgencia"