Suecia reconoce que ocultó varios delitos sexuales perpetrados por refugiados

Flowers and posters are placed in the square between the city cathedral and the railway station in Cologne, Germany, January 11, 2016, where the vast majority of dozens of New Year Eve assaults on women took place. The texts read 'Sexual harassement agai
|

La Policía de Estocolmo reconoció que no difundió la información con la que contaba sobre agresiones sexuales perpetradas durante el festival musical We Are Sthlm, considerado el festival juvenil más grande de Europa. Los autores de dichas agresiones serían extranjeros.
El comisario de la Policía Nacional de Suecia, Dan Eliasson, anunció ayer, tras saltar la polémica, que están investigando lo ocurrido y el porqué de esta falta de información.
Según los medios de comunicación suecos, la Policía estaba al tanto de que había jóvenes que agredían sexualmente a chicas adolescentes durante las ediciones del festival de 2014 y 2015, pero informó de que no se habían registrado incidentes y de que todo estaba en calma.
Sin embargo, un informe policial del pasado verano en el que se alerta de “un problema de jóvenes que se restriegan contra chicas jóvenes” durante el festival al que tuvo acceso el diario “Dagens Nyheter” destapó la polémica. Los agresores serían extranjeros, refugiados que llegaron a Suecia sin sus padres.
A pesar de conocer esta información, la Policía no informó a la población. Una de las víctimas de los tocamientos calificó la experiencia de “terrible” en declaraciones al “Dagens Nyheter”. “En cuanto te metías entre la gente empezaban a meterte mano”, relató otra joven, de 15 años de edad.
El festival es gratuito y está dirigido a adolescentes de entre 12 y 17 años de edad. Incluye varios eventos en varios puntos del centro de Estocolmo. En el festival de 2015 actuaron varias compañías de danza internacionales, circos y artistas suecos.
La Policía informó en un primer momento de que había “pocos crímenes relativamente teniendo en cuenta el número de participantes”, pero ayer reconoció que deberían haber informado de lo ocurrido. 
En cualquier caso, la Policía no suele dar información sobre la identidad o sobre el origen de los presuntos delincuentes. 
Este escándalo se suma al de las agresiones contra mujeres perpetradas por extranjeros en Alemania en Nochevieja. 
Solo en Colonia hay 516 denuncias por actos delictivos, mientras que en Hamburgo se han registrado 133. 
También hay denuncias en otras ciudades, como Fránkfurt o Salzburgo, aunque no son tan numerosas. 
Precisamente ayer, el ministro del Interior del estado de Renania del Norte-Westfalia, Ralf Jaeger, admitió que cometieron “errores graves” que permitieron la ola de agresiones perpetradas por grupos de extranjeros en Nochevieja en la ciudad de Colonia.
“La imagen que ha dado la Policía de Colonia en Nochevieja no es aceptable”, afirmó Jaeger.
Jaeger reconoció que tendrían que haber pedido unos refuerzos que habían sido ofrecidos ante “esta inesperada situación”. Asimismo, criticó la gestión informativa de la Policía y defendió una mayor transparencia y autocrítica.

Suecia reconoce que ocultó varios delitos sexuales perpetrados por refugiados