Feijóo traslada a Raúl Castro que “el riesgo no está en los cambios sino en el inmovilismo”

Castro y Feijóo, momentos antes de la reunión que ambos mantuvieron ayer en La Habana
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, mantuvo ayer un encuentro con el presidente de la República de Cuba, Raúl Castro, al que le transmitió que los “casi 40.000 gallegos” que residen en la isla son la principal razón por la que Galicia nunca se cerrará a Cuba sino que, de manera contraria, “Galicia se abre a Cuba y Cuba se abre a Galicia”.
Al final del encuentro con Castro en el que estuvo presente el embajador de España en Cuba, Francisco Montalbán, Feijóo agradeció la oportunidad de poder evaluar con el máximo responsable del Gobierno cubano el momento actual que atraviesa este país y, tras mostrar su respeto a la idiosincrasia y a la voluntad de cada pueblo, trasladó su convencimiento de que “el riesgo no está en los cambios sino en el inmovilismo”.
“El pueblo cubano ha mostrado su capacidad para avanzar en muchos momentos de su historia y tanto España en general, como Galicia en concreto, tenemos una gran confianza en que lo siga haciendo en el futuro”, aseguró.

Proceso de actualización
En este sentido, animó a las autoridades cubanas a continuar el proceso de actualización que han anunciado nos últimos años, tal y como le transmitieron distintos miembros del Gobierno cubano a lo largo de estos días.
Como ejemplo de esto, puso a España desde la Transición, tras la que–según destacó— los españoles han vivido el mayor desarrollo político, económico y social de su historia.
“Con un pueblo cubano dibujando su mañana hay cada vez más posibilidades” y se mostró partidario de extender a Cuba la tendencia internacional que tiende a evitar los conflictos y encontrar puntos de encuentro. De hecho subrayó que el acuerdo alcanzado ayer por la OMC es un avance en este sentido.

Un puente de emigrantes
En esa línea, trasladó que los lazos históricos que unen a Galicia con Cuba hacen que desde “luego la comunidad no se sienta ajena al futuro de la isla, ni hoy ni nunca”. Según subrayó, “entre Galicia y Cuba hay un puente invisible construido por la emigración” y tendió a mano al pueblo cubano a aprovecharla.
Ese es, en palabras de Feijóo, el deseo de los miles de gallegos que residen en Cuba, y con los que tuvo la oportunidad de encontrarse en varias ocasiones a lo largo de los días de esta su primera visita institucional a Cuba.
“Era una materia pendiente visitar a los gallegos de Cuba y me siento satisfecho de haberla saldado”, dijo como conclusión, y añadió que la situación de los emigrantes en ese país ha sido el principal asunto que centró sus reuniones tanto con Raúl Castro como con el resto de miembros del Gobierno cubano con los que se encontró en estos días.

Petición
“Mi petición principal a las autoridades de Cuba es que sean sensibles a los problemas de la colectividad y receptiva a las necesidades de las sociedades que la representan”, resumió, y se mostró convencido de que la unión de las 38 sociedades gallegas en La Habana materializada esta semana servirá para que su voz se escuche con más fuerza.
De acuerdo con las previsiones relativas al desarrollo de la normativa española sobre nacionalidad, la cifra de los 38.500 gallegos presentes en Cuba se incrementará en el futuro haciendo que el peso de la emigración sea cada vez mayor.

Explorar vías económicas
Además, reiteró la apuesta por que la política de internacionalización de la economía gallega explore vías de colaboración económica en Cuba, de manera que se dé continuidad a la línea ascendente de las relaciones comerciales registrada nos últimos meses. De hecho, el volumen de exportaciones gallegas a Cuba en lo que va de año supone un incremento del 50 por ciento respeto al mismo período de 2012.
“He apreciado interés y ganas de trabajar juntos en diferentes proyectos económicos. Los emprendedores que se desplazaron aquí así lo constatan y están dispuestos a explorar posibilidades de negocio que sean seguras”, explicó, tras comentar que el “pueblo gallego y cubano siempre se relacionaron independientemente de los momentos políticos de ambas sociedades y deben seguir buscando lo que les une y no lo que les separa”.

Feijóo traslada a Raúl Castro que “el riesgo no está en los cambios sino en el inmovilismo”