El Barça lo pasa mal media hora y acaba goleando al Eibar en Ipurúa

Denis Suárez despejó el camino en Ipurúa juan echeverría
|



Con el mono de trabajo, el esfuerzo de Luis Suárez, la solidaridad de Neymar y otro recital de Messi, el FC Barcelona no falló en su visita al Eibar en Ipurúa, donde no todas fueron buenas noticias para los de Luis Enrique, ya que perdieron por lesión al centrocampista Sergio Busquets.
El conjunto azulgrana encontró oposición en el arranque del encuentro y no estuvo cómodo en el césped de Ipurúa. El equipo armero le puso en apuros, pero sin premio hasta que a los 32 minutos el gallego Denis Suárez, que sustituyó a Busquets, recogió un despeje en la frontal del área y, desde allí, colocó el balón ajustado a la derecha del también portero gallego Yoel Rodríguez, que se estiró pero no los suficiente para desviar el cuero.
El partido llegó al descanso con ventaja mínima y el Eibar con ocasiones, aunque también las tuvo el Barcelona, casi siempre con acciones que surgían de la creatividad de Messi, un filón. Luis Suárez desperdició un par de ellas en el área ante Yoel. El uruguayo también se encontró con la madera en el añadido del primer periodo a pase del brasileño Neymar, con lo que el partido quedó abierto para el segundo periodo.
Aunque la emoción por el marcador poco duró. A los cinco minutos, Lionel Messi inició una jugada en tres cuartos de ataque, abrió a la banda derecha para Suárez, acompañó la jugada y recogió en el área el balón colgado por el charrúa para definir fácil ante Yoel.
El Eibar no se rindió y pudo meterse en el partido, pero le anularon un gol por un milimétrico fuera de juego de Adrián González. Para disipar cualquier duda, apareció de nuevo Luis Suárez, que peleó un balón que cualquier otro daría por perdido y se lo arrebató a Lejeune. Después, se plantó solo ante Yoel y le batió sin problemas. En el descuento, Neymar puso el broche a su entrega con el 0-4.
Lo peor para el Barcelona fue la lesión de Sergio Busquets, que se marchó del terreno de juego a los nueve minutos del choque tras haber sufrido un esguince en el ligamento lateral externo del tobillo derecho. El futbolista se produjo la lesión en una acción con el argentino del Eibar Gonzalo Escalante. Está previsto que el internacional español, que tuvo que abandonar el terreno de juego en camilla y recibió los aplausos de Ipurúa en su camino al vestuario, pase hoy pruebas médicas para determinar el alcance de la lesión.

El Barça lo pasa mal media hora y acaba goleando al Eibar en Ipurúa