Nadal demuestra ante Raonic que puede volver a su mejor momento

El clásico gesto del balear mordiendo el trofeo reuters
|

 

El tenista español Rafael Nadal conquistó ayer su primer título del año 2016 tras proclamarse vencedor del ‘Mubadala World Tennis Championship’, torneo de exhibición sobre pista dura que se disputa en Abu Dhabi, después de derrotar en la final al canadiense Milos Raonic en dos sets (7-6(2) y 6-3). 
Nadal, que venció a David Ferrer en semifinales, demostró un buen nivel ayer y no tuvo problemas para doblegar a Raonic. La mejor noticia para el manacorí es, sin duda, volver a comenzar un año ganando y demostrando que puede recuperar el nivel en todo tipo de superficies y ante cualquier rival. 
Nadal comenzó certero, pero dejó a Raonic que llevase la iniciativa, sobre todo con su servicio, que fue determinante para hacer recular al español. Sin embargo, y pese a la igualdad reinante, el manacorí sacó de la chistera sus mejores golpes para reducir al canadiense, que cedió en el ‘tie-break’ por 7-2. 
En la muerte súbita, el tenista insular sacó el puñal para dejar sin opciones a un Raonic que comenzó a certificar su epitafio con el paso de los minutos. 
Primero por el juego de Nadal y segundo, porque pareció haber desconectado cuando perdió su servicio en el segundo juego del asalto final. 
De esta forma, Nadal vuelve a ganar al comienzo del año --no lo hacía en Abu Dhabi desde 2011-- y se embolsa 250.000 dólares como campeón del certamen. Su triunfo le permite, además, encarar la recta final antes del Open de Australia con muchas más garantías. El primer ‘Grand Slam’ de la temporada se celebra del 18 al 31 de enero en Melbourne. 
Y David Ferrer consiguió la tercera posición, tras derrotar con mucho trabajo al suizo Stanislas Wawrinka en tres sets (6-7(1), 6-4 y 10-8). 
El de Jávea, derrotado por Nadal en la primera semifinal del torneo, sacó su habitual garra para sumar su primer triunfo de 2016. Ferrer fue de menos a más y consiguió reponerse con tenis de mucha calidad y un juego muy agresivo, buscando siempre la red para achicar a su rival. 
Una vez establecido el 1-1, la victoria se decidió en un super ‘tie-break’ que evidenció el carácter del español. Con 0-5 en contra, Ferrer se levantó y acabó apuntándose el set y --en consecuencia-- el partido que cerraba la pelea por la tercera posición. n

Nadal demuestra ante Raonic que puede volver a su mejor momento