Susana Díaz garantiza que no hará “un Rajoy ni un Arrimadas” y que se presentará a la investidura

|

La presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, aseguró que no va a hacer “un Rajoy ni un Arrimadas” y que se va a presentar a la investidura tras representar a la fuerza más votada el 2D, en relación a que el expresidente Mariano Rajoy y la líder de Cs en Cataluña, Inés Arrimadas, no hicieran lo propio tras ganar las Generales en 2016 y las Autonómicas en 2017.


En una entrevista en la Cadena Ser, Díaz dijo que concurrió para representar “dignamente a los ciudadanos” y que “claro” que se va a presentar a la investidura, tras haber cosechado más de un millón de votos. “Yo no rehuso”, añadió la dirigente del PSOE.


En el caso de que pierda el Gobierno en Andalucía, aseguró que se quedará como jefa de la oposición “porque no hay nada más importante que tener coherencia, y hemos ganado aunque por debajo de nuestras expectativas”. “¿Qué le voy a decir a los andaluces que si no gobierno me voy? Lo mínimo es quedarme en la oposición y con el orgullo de que el PSOE-A ha vuelto a ganar”.


En su opinión, es el “tripartito de perdedores”, en alusión a PP-Cs-Vox, el que tiene que explicar a los andaluces “por qué quieren desalojar al PSOE-A a cualquier precio y de la mano de quien sea”.


Preguntada sobre si Ferraz le podría haber enseñado la puerta de salida, dijo que se siente “muy respaldada” por los militantes y que tiene el apoyo de todos sus compañeros. “Existe la tradición en el PSOE de que nunca se le pide que se vaya a quien ha ganado unas elecciones; no se le pidió ni al que pierde, pues mucho menos al que gana”, apostilló Díaz.


“Tengo ilusión y ganas de parar a la extrema derecha y que el PSOE-A se convierta en ese dique de contención”, manifestó la dirigente socialista, quien señaló que Manolo Batista, un veterano militante del partido, le decía hace unos días que “siempre que ha llovido ha escampado y en la laguna se ha trillado”. “Pues los campos –continuó– se trillan y el partido después de cualquier debate profundo tiene que pasar página, unirse y trabajar en la misma dirección”, sostuvo para incidir en que “toma nota” del descontento entre la ciudadanía tras los resultados pero también confía en movilizar en próximos comicios al electorado que se quedó en su casa el pasado 2D.


Junto a ello, la presidenta den funciones crticó que quienes han quedado segundo y terceros en estas elecciones, PP-A y Cs, estén planteando “arrinconar” al PSOE-A y “echarse en brazos de la extrema derecha, solo con el argumento de que llevamos 36 años gobernando, los años que han querido los ciudadanos”.


A su juicio, “Andalucía no se acuesta de centro izquierda y se levanta de derechas”, sino que se trata de un fenómeno europeo, y que como Andalucía inicia el ciclo político, pues se manifestó primero en esta comunidad. “El auge de la extrema derecha ha pasado Los Pirineos y Despeñaperros y hay que hacer frente con un cordón sanitario”, opinó Díaz.
En este contexto, pidió al presidente de Cs, Albert Rivera, que aclare si está dispuesto a “entregarse a la extrema derecha o si le va a decir a sus socios europeos que ya no representa ese liberalismo moderno europeo”. En su opinión, Rivera “va a ligar su presente y su futuro a los mismos que en Europa van a ligarlo con Salvini y Le Pen”.


Díaz advirtió de que PP-A y Cs están dispuestos a entregarse a Vox para alcanzar la Presidencia de la Junta, “entregando así la autonomía, el estado del bienestar y el logro del 28F, devolviendo las competencias de educación o sanidad, o renunciando a las leyes de Memoria Histórica, Igualdad y contra la violencia de género”.

Susana Díaz garantiza que no hará “un Rajoy ni un Arrimadas” y que se presentará a la investidura