Un helicóptero se suma a la búsqueda por el río Miño de la ourensana desaparecida

GRA494. OURENSE, 07/05/2015.- Miembros de Protección Civil rastrean las orillas del río Miño para encontrar alguna pista del paradero de la mujer desaparecida en Ourense, Socorro P.R., de 43 años de edad. EFE/Brais Lorenzo
|

Un helicóptero de la Policía Nacional sobrevolaba ayer el río Miño, en la capital ourensana, en busca de cualquier pista que indique el paradero de la mujer desaparecida en Ourense, una labor en la que participan más de sesenta personas.
Según detallaron fuentes policiales, el helicóptero se incorporó a primera hora de la tarde de ayer a las labores de búsqueda, que se centraba en el tramo del río comprendido entre Velle y la localidad de Castrelo de Miño, tarea que se prolongó hasta pasada la media tarde. La Comisaría de Ourense pidió a Gas Natural Fenosa que baje el nivel de caudal del Miño a fin de disponer de más visibilidad a la hora de rastrear esta zona.
Más de sesenta efectivos, entre voluntarios de Protección Civil, Policía Nacional, Bomberos de Ourense y Policía Autonómica, participaban en la búsqueda de Socorro Pérez, vecina de Ourense de 43 años, cuya desaparición fue denunciada el domingo por sus padres. Desde entonces, numerosos efectivos peinan las diferentes zonas de la ciudad, principalmente el barrio de Vistahermosa y del Couto, donde fue vista por última vez.
Ayer por la tarde, la búsqueda se trasladó al río, aprovechando la bajada de caudal, pues no descartan que el cuerpo de la mujer pueda encontrarse en el agua. El técnico de Protección Civil Manuel Fernández explicó que, en total, “medio centenar de voluntarios” de Protección Civil están colaborando en el operativo “desde la presa de Velle a Santa Cruz de Arrabaldo”. Además, varias embarcaciones peinaban el río en la zona próxima a Arrabaldo hasta Castrelo.
Por el momento, los investigadores no descartan ninguna hipótesis sobre lo ocurrido a esta mujer, de la que no se han tenido noticias tras su “inquietante” desaparición.
Los efectos personales y el teléfono se encontraban en la casa y las llaves fueron localizadas en el buzón.
La última persona que la vio fue un vecino, quien la encontró en las proximidades de su casa cuando volvía de hacer deporte.
Por su parte, los familiares de la mujer continúan a la espera de alguna pista que pueda indicar su paradero, y afirmaron el miércoles que “cada día que pasa es una pedrada”, tanto física como mental.
Por el momento, la familia no pierde la esperanza y ha colocado carteles en diferentes puntos de la ciudad, en concreto en los sitios donde se cree que pudo desaparecer a fin de que cualquiera que tenga noticias de ella o halle alguna pista se comunique con ellos.

Un helicóptero se suma a la búsqueda por el río Miño de la ourensana desaparecida