Padre Rubinos inicia su plan de recogida de ropa en contenedores y domicilios

El Ideal Gallego-2016-01-05-011-0e0a37a5_1
|

El plan de economía social de la institución Padre Rubinos, en el que colabora el Ayuntamiento, echará a andar durante esta primera quincena de año, que es la fecha tope para colocar a lo largo y ancho de la ciudad los primeros contenedores de un total de 75, pensados en un primer término, que se podrían aumentar a 125 en dos años si el sistema de recogida de ropa así lo demanda. Además, comenzarán a visitar domicilios para hacerse con las prendas directamente gracias a la contratación de cinco personas de una lista a la que se presentaron cerca de 400 coruñeses en riesgo de exclusión social. 
Desde el ropero, Blanca explica que a estos cinco se les unirán los que participan actualmente en el programa de reinserción del albergue y entre todos se generará una cadena que  hará más que reforzar este servicio. Dará una oportunidad de trabajo a los que intentan no quedarse al margen de la sociedad. A día de hoy están ultimando las localizaciones de los contenedores donde los coruñeses podrán depositar sus donaciones con libertad de horarios. 
De allí, la mercancía llegará a las viejas instalaciones de Labañou, que contarán con el triple de espacio que antes, según uno de sus empleados. La ropa se almacenará cómodamente en un perímetro en el que se seleccionará según tallas o tipo de prendas para mandarlas a las familias más necesitadas y al propio ropero. Con el sobrante, Blanca señala que se lo llevará una empresa que trabaja con residuos textiles. Se trata de revertir estos bienes materiales en otros vecinos a los que les hacen falta y lograr una correcta gestión ambiental de la ropa. En este sentido, cree que con el programa de recogida se cierra el círculo: “El déficit que veíamos era la difícil incorporación laboral”. De esta forma, el equipo que pilotará el servicio pondrá un pie en el mercado, “dando un paso más allá de las atenciones básicas”. 
Desde Padre Rubinos afirman que lo que menos acumulan es ropa interior: “La gente no la da porque tiene que ser de primer uso”. Por lo demás, indican que es en período de rebajas cuando los coruñeses tienden más la mano a la solidaridad e incluso afirman que se encuentran con ropa etiquetada sin estrenar. En el propio centro, disponen desde hace poco de un contenedor en la puerta: “Se vacía todas las mañanas”. 
De 10.00 a 13.00 horas y de 16.00 a 19.00 horas, de lunes a viernes, Padre Rubinos no para de recibir paquetes. En caso de que algún producto textil flaquee, la entidad recurre a Inditex: “Muchas veces ya nos llegan cajas de ellos y sino se las pedimos nosotros”. En este aspecto, llenan bolsas según las necesidades concretas de cada caso. Las familias con menos recursos les remiten las tallas y edades de sus miembros y “cuando juntamos un par de maletas, los avisamos”. En una noche como la de hoy, los usuarios también tendrán un detalle de los de Oriente, señalan desde el albergue: “El año pasado trajeron paraguas para todos”.

Padre Rubinos inicia su plan de recogida de ropa en contenedores y domicilios