Los 37 segundos del último pleno de Losada como alcalde obligan a llevar las despedidas a los pasillos

|

El Ideal Gallego-2011-06-09-002-7030ae30

  lorena fernández > a coruña

  La hora era inusual, pero es que el pleno que ayer se celebró en María Pita tampoco era habitual. Era la última sesión del mandato, antes de que el sábado tome posesión el nuevo gobierno en el mismo lugar. Al mediodía daba comienzo el encuentro y 37 segundos después, terminaba, pues como único punto del orden del día estaba la aprobación de las actas pendientes, correspondientes al pleno ordinario de mayo y al extraordinario de abril, cuando el PP forzó las explicaciones del ejecutivo local saliente con motivo de la llamada “Operación dedazo” que el propio partido destapó e incluso llevó ante la Fiscalía un día antes del inicio de la campaña electoral.
La reunión fue breve, pero dejó multitud de estampas para el recuerdo. La primera, la de un alcalde saliente que no volverá a sentarse en el sillón que ocupó durante estos cuatro años, así como un líder de la oposición, que aunque no abandonará la sala, dejará su asiento para presidir todos los plenos que se celebren de aquí a 2015. Y aunque no hubo discursos oficiales, en los pasillos los concejales se lo dijeron todo.
Losada y Negreira conversaron e, incluso, bromearon en el centro del salón de plenos. Ya fuera, el resto de ediles sonreían, se abrazaban, se felicitaban y se despedían. Y es que a partir del lunes once de ellos no volverán a pisar las dependencias del palacio municipal. Aparte de Javier Losada, que renunció a su acta de concejal después de la debacle de su formación el 22 de mayo, entre las filas socialistas no estarán Carmen Marón y Esteban Lareo, que siguieron los pasos del alcalde en funciones, así como Carlos González-Garcés, Obdulia Taboadela y Florencio Cardador –ayer ausente–, que renunciaron a ir en la candidatura. Por el BNG, Henrique Tello, que la pasada jornada disculpó su ausencia por motivos familiares, Mario López Rico y Margarida Vázquez tampoco ejercerán como concejales, mientras que en la parte popular dejarán el puesto Esther González e Isabel García Vila.

Emoción > Para Julio Flores, que ejerció como portavoz conservador, la sesión sirvió para resumir “la ilusión con la que entra el Partido Popular a partir del próximo sábado a gobernar esta ciudad”, ya que en ella, añadió, se pudieron recordar “los buenos momentos, también los malos” vividos en la última etapa.
La todavía concejala de Urbanismo confesó haber pasado la jornada con “una intensa emoción y con la cabeza llena de buenos recuerdos de los momentos vividos en los últimos cuatro años”. Aunque ella abandona la política activa, dijo estar esperanzada con que el nuevo gobierno “trabaje intensamente por esta ciudad”. Quienes sí lo harán, se mostró convencida, serán los ediles del PSOE “desde ese nuevo lugar que los ciudadanos han querido”.


 

Los 37 segundos del último pleno de Losada como alcalde obligan a llevar las despedidas a los pasillos