Más de 330 jóvenes se acogen al plan de ayudas a la contratación de la Cámara

01 septiembre 2011 / 15 noviembre 2011 página 17 / 01 diciembre 2012 página 13 / 03 enero 2013 página 11 A Coruña.- Las bibliotecas universitarias llevan semanas abarrotadas de estudiantes que se preparan para los exámen
|

La Cámara anunció hace unas semanas que este año invertirá 120.000 euros en ayudas para que las empresas contraten a menores de 30 años durante 2016. Tras hacer pública esta iniciativa, que imponía la necesidad de estar dados de alta en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil, más de 330 jóvenes se han interesado por acogerse a este proyecto a través de la entidad cameral. El objetivo es formar a los participantes para dotarlos de las cualidades que buscan las compañías de tal manera que una gran cantidad de ellos logren trabajo a pesar de la complejidad del mercado laboral. 
La Cámara de Comercio no deja de sumar personas en proceso de búsqueda de empleo entre 16 y 29 años para participar en el Programa Integral de Cualificación y Empleo (PICE) que se desarrolla a nivel estatal y que en la ciudad potencia la institución empresarial. “Desde que se hizo público tenemos alrededor de 330 personas y la inscripción crece a diario en tres o cuatro candidatos”, explica la subdirectora de la organización y responsable de este plan, Ana Agras. 
Destaca que las incorporaciones irán poco a poco y que se producirán en toda la demarcación que abarca el organismo y no solo en la comarca.
La principal ventaja para convencer a los empresarios es que este año la entidad ha puesto en marcha una línea de ayudas que permitirá que 81 empleos en las firmas coruñesas se cubran con un beneficio de 1.500 euros para las empresas por cada contrato formalizado. Además, intentarán que otros negocios fichen entre su bolsa de trabajadores. 
“Tenemos esas ayudas pero, por ejemplo, en el sector servicios también pueden contratar aunque no cumplen el requisito de llegar a las 40 horas semanales” para tener la subvención, cuenta. De hecho, “desde el primer momento se están realizando contrataciones y lo que resta de la parte formativa queda  para hacerse más adelante porque lo prioritario es acceder al puesto”. 

común y especializado
Agras subraya que en sí el proyecto Pice, y en particular, en su aplicación en A Coruña tratan de “preparar a la gente para la contratación en condiciones óptimas”.
“Hay un curso común que se basa en cuestiones de empleabilidad y que potencia el trabajo en grupo que dura alrededor de tres semanas”, explica. Los tutores también intentan inculcar –tanto a los aspirantes con formación universitaria como a los que solo disponen de estudios básicos– que hoy en día deben estar pendientes de ciertas redes sociales para entrar en el mercado. “Les decimos que hay que muy activos con el móvil y estar pendientes de contestar”, destaca. 
Desde la institución también orientan hacia la dedicación profesional que más encaja con cada cual. Lo mismo hay grupos que se especializan otras tres semanas en competencias básicas de contabilidad que de carretilleros o de comercio exterior. 
Pese a esas bases, Agras revela que “la mayoría están abiertos a cualquier ocupación” para ganarse la vida.

Más de 330 jóvenes se acogen al plan de ayudas a la contratación de la Cámara