El Gobierno de EEUU asegura que sigue “interesado” en el diálogo con Corea del Norte

El líder norcoreano, Kim Jong Un, analiza los planes de lanzamiento de misiles hacia la isla de Guam | efe
|

El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, aseguró que su Gobierno sigue “interesado” en abrir un proceso de diálogo con el régimen de Corea del Norte, pero evitó valorar la decisión de esta última administración de aplazar un posible ataque a la isla estadounidense de Guam.
“Seguimos interesados en encontrar una manera de llegar al diálogo, pero depende de él”, afirmó Rex Tillerson.
El líder norcoreano, Kim Jong Un, matizó su amenaza contra Guam y decidió aplazarla a la espera de que Estados Unidos tome “la decisión correcta” y demuestre, con acciones, que quiere “aliviar” la actual escalada de tensiones e impedir un “peligroso enfrentamiento militar”.
Por su parte, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, aprovechó un discurso conmemorativo del final del régimen japonés para declarar que su Gobierno intensificará su labor diplomática para resolver cuestiones pendientes como la carrera armamentística y nuclear de su vecino del norte, con el objetivo de “impedir la guerra a toda costa”. Asimismo, señaló que una hipotética acción militar en la península no puede ser decidida “sin el consentimiento” de Corea del Sur.
Mientras, Kim Jong Un fue informado ayer del plan de ataque de las Fuerzas Armadas contra el territorio de la isla de Guam, ubicada en el océano Pacífico.
Kim visitó el centro de mando de la Fuerza Estratégica, donde los altos cargos militares le expusieron el plan de ataque contra Guam. De acuerdo con las imágenes difundidas por la prensa oficial, consiste en lanzar varios misiles desde la costa oriental de Corea del Norte hacia la isla pasando por el espacio aéreo de Japón. Pyongyang ya detalló la semana pasada que su intención era estar preparado hacia finales de agosto para lanzar hasta cuatro misiles de alcance medio que sobrevolarían las prefecturas japonesas de Koicho, Shimane e Hirsohima hasta impactar en las aguas de Guam, a unos 40 kilómetros de la isla.
Corea del Norte rebajó ayer el tono y aseguró que ha decidido “observar un poco más” las acciones de EEUU antes de ejecutar su amenaza de bombardear Guam.
Sin embargo, el líder norcoreano advirtió de que Pyongyang tomará una “importante” decisión si Washington persiste en llevar a cabo sus “imprudentes y extremadamente peligrosas acciones”. En este sentido, las palabras atribuidas a Kim parecen apuntar a los ejercicios militares Ulchi Freedom Guardian, que las tropas surcoreanas y estadounidenses tienen previsto iniciar el próximo lunes y que podrían volver a avivar la tirantez regional.

El Gobierno de EEUU asegura que sigue “interesado” en el diálogo con Corea del Norte