Dos aviones de Germanwings aterrizan de emergencia en Alemania e Italia

HOR04 SEYNE LES ALPES (FRANCIA), 30/03/2015.- Familiares de las víctimas visitan el monolito en homenaje a los fallecidos del avión de Germanwings que se estrelló la pasada semana en Seyne-les-Alpes, Francia hoy 30 de marzo de 2015. L
|

Dos aviones de la compañía alemana Germanwings, filial de bajo coste de Lufthansa, se vieron obligados a realizar sendos aterrizajes de emergencia por motivos distintos.
Cuando todavía persiste el susto por el avión de esa misma compañía estrellado en los Alpes franceses el pasado día 24 a causa de la maniobra deliberada del copiloto Andreas Lubitz, una aeronave de Germanwings realizó ayer un aterrizaje de emergencia en Stuttgart (sur de Alemania) por un defecto técnico.
El aparato, con el número de vuelo 4U 814, había despegado a las 08.00 de Colonia, en dirección a la ciudad italiana de Venecia, y el aterrizaje se produjo una hora y diez minutos después, sin que ninguno de los pasajeros sufriera daño alguno.
Desde Germanwings, se calificó lo ocurrido de “procedimiento de seguridad estándar” y “desvío de ruta”, al tiempo que, contrariamente a lo especificado desde el aeropuerto, se estimaba que no entra en la calificación de “aterrizaje de emergencia”.
La operación de aterrizaje se determinó tras detectarse una fuga de aceite en el aparato, por lo que, de acuerdo con los protocolos establecidos, se desconectó uno de los motores. Germanwings indicó, asimismo, que los pasajeros habían descendido del aparato por las salidas habituales, es decir, sin tener que recurrir a los procedimientos de emergencia.
En el aparato viajaban 123 pasajeros y cinco miembros de la tripulación, que quedaron en el aeropuerto de Sttutgart mientras se revisaba el aparato.
Por otro lado, otro avión de Germanwings, que volaba desde la ciudad alemana de Hannover con destino a Roma, tuvo que efectuar el viernes un aterrizaje de emergencia en Venecia porque una pasajera se encontraba mal. El avión no pudo concluir su trayecto y tuvo que aterrizar en el aeropuerto Marco Polo de Venecia después de que una de sus pasajeras notificara a las azafatas una molestia física no aclarada. Los viajeros fueron conducidos hacia la salida del avión.
 Según los datos que revela la segunda caja negra del avión siniestrado en los Alpes, Andreas Lubitz no se limitó a reducir la altura del aparato, sino que aceleró su marcha contra la montaña para alcanzar la velocidad máxima posible. Lubitz se había quedado solo en la cabina cuando el piloto fue al baño y bloqueó la puerta desde dentro.

Dos aviones de Germanwings aterrizan de emergencia en Alemania e Italia